Bienvenidos al final de una era

viernes, 16 de marzo de 2018



Esta es tal vez la entrada que más tiempo me ha llevado de todo el blog y también la que menos me apetecía escribir y más me duele, pero ha llegado el momento y creo que ya no merece la pena prolongar más la agonía. Blogger, no eres tú, soy yo. He cambiado, ha pasado ya mucho tiempo desde que nos conocimos, casi nueve años, y desde entonces nos hemos visto crecer el uno al otro, tanto tus gustos como los míos han cambiado y veo que ya no encajamos. 

Desde hoy Book Eater pasa a ser un blog del que guardaré un recuerdo toda mi vida pero al que ya no le voy a dedicar más tiempo. La vida está compuesta por distintas etapas, y esta es una que ya debe llegar a su fin.  No seguiré subiendo entradas, no publicaré reseñas, no haré nada de nada, pero lo dejaré abierto por ahora por si alguien quiere cotillear las reseñas que hay acumuladas.

Me hubiera gustado que el blog llegara a cumplir 9 años, cosa que hubiera pasado este próximo 15 de agosto, pero no puedo más. No estoy satisfecha con mi forma de llevar el blog estos últimos meses, distintos problemas han hecho que no le pudiera dedicar apenas tiempo y lo cierto es que esos parones me han hecho reflexionar y he tenido una especie de catársis. Llevaba ya mucho tiempo pensando que este ya no era mi lugar, que yo no encajaba en la "nueva" blogosfera, era solo una presión más y una pequeña vocecilla me decía que DEBÍA hacer reseñas, DEBÍA hacer in my mailbox, DEBÍA hacer entradas. Pero esto se ha terminado. Me gusta leer, y eso está claro que lo voy a seguir haciendo, lo que ya no me gusta es la obligación en la que esto, un hobby, se había convertido. Hay que saber decír basta, hay que saber parar, y es mejor dejar las cosas cuando todavía se puede hacer de forma sana que terminar dejando colgado el blog sin más, que después de todo muchos lleváis ya unos cuantos años por aquí y también creo que os debo, en cierta forma, una explicación. 

Mi vida se ha visto enriquecida desde que tengo blog, nuevas amistades, nuevas experiencias, me levantaba siempre con comentarios en las entradas que me alegraban el día, me gustaba cotillear otros blogs aunque no comentara demasiado y he sacado muchas cosas en positivo (y alguna en negativo) de toda la experiencia, pero siempre he pensado que cuando algo deja de gustarte hacerlo, es mejor dejarlo que terminar en una espiral de autodestrucción que carece por completo de sentido. Como ya he dicho, la vida son etapas, y esta se termina, pero ya habrá otras. 

Esto no quiere decir que yo misma vaya a desaparecer de las redes sociales, seguiré haciendo comentarios en Goodreads, subiendo fotos y comentarios en Instagram, seguiré con mis retos de lectura a mi manera, diciendo chorradas en twitter y también seguiré con el blog de Jane Eyre porque ahora mismo es algo que me llena y que forma parte de mi vida. 

Os dejo por tanto algunos enlaces donde me vais a poder encontrar a partir de ahora, por si alguien quiere mantener el contacto: 

Dicho esto, os deseo lo mejor a todos y espero que nos volvamos a encontrar en alguno de estos lugares :)


Reseña: Detectives victorianas, las pioneras de la novela policiaca

lunes, 5 de marzo de 2018

Detectives victorianas, las pioneras de la novela policiaca (edición de Michael Sims). 



          »  Libro autoconclusivo
          »  Publicación: 31 de enero 2018
          »  Editorial Siruela
          »  Colección: Libros del tiempo
          »  Traducción de Laura Salas Rodríguez
          »  ISBN:  9788417308001
          »  332 págs
          »  Comprar: 29,95 € Amazon








En este libro titulado Detectives victorianas, las pioneras de la novela policiaca, nos encontramos con 11 relatos de tinte policiaco donde la persona que investiga, o a la que acuden pidiendo ayuda la policia u otras fuerzas, es una mujer. Todos ellos transcurren durante la época victoriana y se extienden hasta el inicio de la Primera Guerra Mundial, siendo publicado el primero en 1864 y el último en 1915. En la época victoriana en Inglaterra se empezó a crear un servicio de policía, origen y evolución que aparece narrado en la introducción de esta obra. En esa misma introducción también se nos presentan las detectives y sus correspondientes relatos, de los que ahora os hablaré. 

De estos 11 relatos, siete escritos por un hombre y cuatro por una mujer, uno en realidad es un primer capítulo de un libro, por lo que nos quedamos con ganas de lo que sucede al final. Eso sí, para aquellos que quieran saber más, ese libro, de Anna Katharine Green, se publicó en castellano con el título El misterio de Gramecy Park y también hay otro más, Uno de mis hijos, por si os gustan sus aventuras. Los diez restantes relatos han sido todos seleccionados por Michael Sims, en función de, por supuesto, sus gustos pero también basándose en otros criterios cuando había varios de un mismo autor que le gustaban particularmente. Cada relato viene precedido por una breve nota biográfica de los autores donde se habla de sus obras y protagonistas además de algunos detalles que pueden resultar interesantes para la lectura del relato al que acompañan. 

Ya que me parece interesante comentar cuáles han sido los relatos que contiene este libro, paso a hacer algunos comentarios sobre unos pocos de ellos. Abre la antología el relato La condesa misteriosa de W.S. Hayward, donde la señora Pascal debe investigar a una condesa viuda, que pasó de estar cubierda de deudas a despilfarrar dinero, para ver cuáles son sus fuentes de ingresos; entretenido y sencillo, donde el misterio se resuelve de forma rápida gracias a las habilidades de Pascal. Le sigue El arma desconocida de Andrew Forrester hijo, el más largo de la antología, donde vamos descubriendo poco a poco el caso a través de las descripciones de la señora G., que primero presenta el caso y después los interrogatorios y las pistas que la han llevado hasta su resolución; en general el estilo y la forma de narrar los hechos me ha recordado a los libros, bastante posteriores, de Agatha Christie. Dagas dibujadas de C.L. Pirkis, es la primera escritora que incluyó en sus obras a una mujer detective, Loveday Brooke, lo que tiene su mérito y por eso se ha ganado a pulso su lugar en este recopilatorio aunque la historia como tal me ha dejado un tanto indiferente. De Anna Katharine Green hay dos relatos, uno es el primer capítulo de El misterio de Gramecy Park (aquí llamado El asunto de la puerta de al lado), cuya protagonista es Amelia, y el otro es La segunda bala, que cierra la antología y cuya protagonista es Violet. La verdad es que incluir un relato o capítulo donde apenas te presentan el caso para dejarte con ganas de más me parece algo un poco absurdo pero al menos hay otro relato suyo donde se puede ver cómo cierran los casos sus personajes.

El resto de los relatos incluidos en esta obra son: El brazo largo de Mary E. Wilkins, El hombre de los ojos feroces de George R. Sims, La aventura de la anciana quisquillosa de Grant Allen, Las muescas del bastón de M. McDonnell Bodkin, El hombre que me cotó el pelo de Richard Marsh y  El hombre que tenía nueve vidas de Hugh C. Weir. 

Al estar ordenados los relatos de forma cronológica podemos ir viendo cómo ha evolucionado el género y cómo cada autor y autora han dejado sobre el papel su forma de ver a las mujeres en el mundo de la investigación policial y también el contexto y la época en la que transcurren. En tan pocas páginas es complicado llegar a conectar con las protagonistas, aunque sí nos dan una idea general que nos puede ayudar a elegir futuras lecturas, como es el caso de El misterio de Gramecy Park, que prácticamente nos lo pone en bandeja. 

Como siempre ponerle una nota común a los libros de relatos es muy complicado, ya que siempre hay relatos que brillan y destacan más sobre el resto y otros que pasan desapercibidos. Como he disfrutado no solo de una buena parte de los relatos sino también de la introducción y de las biografías de los autores, me quedo con una impresión más que buena de esta obra y os la recomiendo si os gusta la novela de misterio. 




Reseña: Rebecca de Daphne Du Maurier

martes, 27 de febrero de 2018

Rebecca de Daphne Du Maurier




          »  Libro autoconclusivo
          »  Publicación: 3 de mayo 2012
          »  Editorial Virago
          »  Colección: Modern Classics
          »  ISBN:  9781844088799
          »  488 págs
          »  Comprar: 15,95 € Amazon









Retomando un poco la actividad en el blog, hoy os quería hablar de uno de los libros que pude leer durnate el mes de febrero en una lectura conjunta con Oly (que tenemos muchas pendientes este año). Después de habernos quedado las dos encantadas con Mi Ántonia, libro del que ya os hablé, y de haber terminado con Middlemarch, un libro imponente pero muy interesante una vez consigues pasar las primeras 200 páginas, nos tocaba algo más ligero y el libro elegido fue Rebecca

Aunque conocía de oídas a Daphne Du Maurier la verdad es que todavía no había leído nada de ella, curiosamente mi primer contacto con ella fue a través de una biografía de Branwell Brontë (que todavía no he leído) y a partir de ahí fui descubriendo que tenía muchos más libros escritos. Rebecca es uno de esos libros que siempre va acompañado de maravillosas críticas y comentarios, por lo que me llamaba mucho la atención y leer alguna obra suya formaba parte de uno de mis propósitos lectores de este año. 

Rebecca es uno de esos libros donde el protagonista es más que una persona presente, una persona que vamos a conocer a través de lo que van diciendo otros personajes. Al principio conocemos a una dama de compañía, cuyo nombre de pila si mal no recuerdo no aparece mencionado en toda la novela, que está pasando unos días en Montecarlo. Allí, al verse de pronto con mucho tiempo libre, termina entablando amistad con Maxim de Winter, que más o menos le dobla la edad. Pasan unos días fabulosos y poco a poco va surgiendo el amor. Al final, él le pide matrimonio, acepta y juntos emprenden el camino hacia Manderley, lugar donde empieza y termina todo que será como un protagonista más. Y hasta aquí puedo leer. 

En general he disfrutado con esta obra, me ha parecido entretenida, ligera, con mucha fuerza...pero me ha parecido extramadamente predecible. Esto en sí tampoco es un fallo, pero sí le quita bastante emoción a lo que es el desenlace final, con sus giros y contra-giros. Está claro que en una novela de estas características más que el final, lo importante es el viaje en su conjunto, cómo se van conociendo Maxim y ella, cómo Manderley se convierte en un personaje más, cómo se intenta adaptar a un lugar y a un estatus al que no está acostumbrada, cómo los criados no terminan de congeniar con ella... y también ver cómo esa relación, tan idílica y maravillosa, surgida en un momento de vacaciones y relax, va dando paso a una relación estable más del "día a día". 

Otro de los problemas que he tenido, además del ya mencionado, es que la protagonista no me ha terminado de caer en gracia. Está claro que  es una chica joven y que su situación es un poco extraña, pasa de ser una mera trabajadora haciéndole compañía a una dama para poder sacarse algo de dinero a estar casada con un muchimillonario y sin saber qué hacer con su tiempo. Comprendo que pueda tener sus dudas, sus inquietudes y problemillas asociados a este "ascenso social", pero me ha parecido tontísima y exageradamente ingenua en más de una ocasión. Tiene miedo de abrir la boca, tiene miedo de cerrar la boca, tiene miedo de dar un paso, pero también de no darlo, es un mar de dudas y me ha terminado cargando bastante. 

Le reconozco el mérito que tiene a la obra, que en 2018 cumple nada más y nada menos que 80 años (y la editorial Virago saca esta preciosa edición para conmemorarlo), pero eso no quita para que mis expecativas, ni muy altas ni muy bajas porque en realidad tampoco sabía de qué trataba exactamente la obra ni he querido profundizar mucho antes de lanzarme a su lectura, no se hayan quedado saciadas del todo. Me ha gustado, sí, y también lo recomendaría a otros lectores, pero esperaba bastante más de un libro del que todo el mundo habla tan bien.  

Como nota al margen, mencionar que Alfred Hitchcock llevó esta película a la gran pantalla en 1940 y que, como curiosidad, la actriz protagonista es Joan Fontaine, que también hizo unos pocos años después de Jane Eyre en la adaptación de 1944, y es curioso que en ambos casos haya una diferencia de edad tan notable entre la joven y el hombre con el que termina casándose.





In my mailbox (342) - febrero

sábado, 24 de febrero de 2018



¡Hola a todos!

Otra semana más que pasa y otro mes que está a punto de terminar, por ello, hoy toca enseñar los libros que me he ido comprando a lo largo del mes de febrero. Aunque siempre lo digo, en realidad me he tratado de controlar un poco (y así ha sido) porque unos cuantos eran libros que pedí en enero y tardaron media vida en llegar, así que para este mes no "cuentan". Dicho esto, vamos allá con mis futuras (o pasadas) lecturas~


Como me he acordado, he hecho una mini-foto de familia antes de empezar, para que así se vea que tampoco son taaaaantos los libros nuevos de todo este mes. 


Siguiendo en mi afán de hacerme con la colección completa de las obras de William Shakespeare de Barnes & Noble, estos cuatro han sido los libros que han aparecido por casa. Todavía me faltan tres o cuatro pero son ya los más complicados de conseguir (porque alguno está agotado, otros ni siquiera están a la venta en Amazon...), así que ya irán cayendo poco a poco. De paso os recuerdo que podéis ganar un ejemplar de esta colección, Romeo y Julieta, en un sorteo que finaliza el día 28 de este mes.

 Jane Eyre de Charlotte Brontë

Este mes de febrero se puso en contacto conmigo una chica llamada Alba que había visto una edición de Jane Eyre y había pensado en mí, así que me la quería regalar en el caso de que no la tuviera. Como así era el caso, me llegó hace unos días y la verdad es que le estoy muy agradecida :D como curiosidad, todavía no he sido capaz de identificar de quién es la traducción, porque no es ninguna de las que ya tenía fichadas y tampoco lo pone en el libro, a ver si más adelante lo consigo averiguar. 


Uno de mis retos de este año es irme leyendo los libros de la colección Penguin Drop Caps y aprovecho cada vez que bajan de precio para irlos comprando sin importar si es el que me toca leer o no, después de todo... acabaré comprando todos, así que mejor aprovechar las ofertas. 


Aprovechando más ofertas (uno de estos libros pasó de valer 80€ a tan solo 25€....) me hice con un puñado de cosas relacionadas con Jane Eyre, dos libros sobre cuestiones más de investigación e interpretación para mi Jane Eyre anotado (del que por cierto ya tenéis el segundo capítulo colgado en el blog) y un cómic que es una adaptación moderna de la novela que la verdad es que me gustó bastante. 



De parte de la editorial Siruela me llegó Detectives victorianas, libro que ya está leído y que en unos días tendréis la reseña en el blog, y en mi último viaje a Madrid me compré un libro que habla de la historia del papel en general y que tiene muy buena pinta. 

Espero que os haya gustado este In my mailbox y ya me contaréis si queréis leer o habéis leído alguno de los libros que aquí salen. 

¡Nos vemos!


Agatha Christie y yo, ¿nos llevaremos bien algún día?

martes, 20 de febrero de 2018

¡Hola a todos!

Aunque me prometí a mí misma que esto no volvería a pasar, he vuelto a tener unas semanas un tanto ajetreadas por cosas del trabajo, viajes y también por una pequeña recaída de vértigo (y por una cosita que podréis ver el jueves en Jane Eyre's Library) que me han impedido hacer entradas para el blog. Visto que el ritmo que llevo es el que es, he decidido que a partir de ahora no me voy a meter una presión innecesaria por publicar reseñas cada cierto tiempo, simplemente haré lo que pueda. 

Siendo que en el club de lectura Zadrake del mes de febrero tocaba leer Un cadáver en la biblioteca de Agatha Christie, me animé y me puse a leer algunos libros de Poirot y de Miss Marple. He de decir que anteriormente sí he leído algún libro suelto de esta escritora, pero siendo sinceros apenas recordaba ya nada de ellos y me pareció una buena oportunidad para ponerme al día. 

Concretamente los títulos que he leído hasta el momento son: El misterioso caso de Styles, Asesinato en el campo de golf, Poirot investiga y Un cadáver en la biblioteca.



En el poco probable caso de que haya alguien que no conozca a Agatha Christie (1890-1976), comentar que es una escritora de novela policiaca y cuyos dos protagonistas más famosos son Hercules Poirot y Miss Marple, ambos detectives a su perculiar manera. Concretamente hay 33 novelas de Hercules Poirot, una cifra nada despreciable si se quiere empezar desde el principio, y 12 de Miss Marple (podéis leer aquí la lista completa). 

Ni corta ni perezosa, quise empezar por los libros de Hercules Poirot y por eso los tres primeros que me leí son de él; Un cadáver en la biblioteca es el único que he leído por el momento donde aparece Miss Marple. Mi intención es ir profundizando más en las novelas de Agatha Christie, pero como en realidad son libros muy cortos tampoco me parecía bien hacer una reseña de cada uno de ellos de forma individual, así que en esta entrada os hablaré de los cuatro y de mi opinión hasta el momento de su estilo y forma de escribir. 

En El misterioso caso de Styles, el primer caso "oficial" de Hercules Poirot que conocemos, es invitado a la casa de la rica familia de los Styles donde ha aparecido muerta en la cama la cabeza de familia. Aunque en un principio se sospecha que ha sido una muerte natural por un ataque al corazón, Poirot pronto empieza a observar pequeños detalles que no encajana. En Asesinato en el campo de golf Poirot recibe una carta de parte del señor Renauld diciendo que teme por su vida, pero cuando llega allí para ayudarle ya es tarde, ha fallecido. Poirot investigará, junto a la policía francesa, qué ha sucedido allí y si se podría haber evitado. Poirot investiga es un libro que recopila numerosas historias cortas donde Poirot, su amigo Hasting, o ambos, se ven involucrados en una serie de casos que, de forma rápida y precisa, terminan resolviendo. Un cadáver en la biblioteca trata de una paraja que descubre una mañana el cadáver de una joven que no conocen en su biblioteca, ni más ni menos. Miss Marple, una de las vecinas que siempre está al tanto de todo, acaba siendo llamada para calmar a la dueña de la casa y, de paso, termina resolviendo el misterio que rodea al crimen.  

Aunque reconozco que he disfrutado de estos libros, porque son rápidos y sencillos de leer, la verdad es que en todos y cada uno de ellos me he quedado con la sensación de que la autora me estaba tomando el pelo como lectora. A mí me gusta que en las novelas policiacas el autor sea un poco cómplice del lector, le vaya dejando pistas para que él mismo sea capaz de resolver el caso y también de que le vaya despistando a base de giros y eventos inesperados. 

Todos los casos que he leído hasta ahora siguen más o menos el mismo esquema, primero aparece un muerto, hacen llamar al investigador en cuestión (sea Poirot o Miss Marple) que ve cosas en donde nadie más ve nada y, a partir de cosas en las que nadie se ha fijado, resuelve el caso en las últimas páginas. Los casos como tal, las muertes y la intriga que los rodea, me han gustado, lo que ya no me gustaba tanto es llegar al final y ver cómo, a partir de detalles y pistas que no han sido mencionados por ninguna parte, se resuelve el caso. Es muy complicado que el lector pueda llegar a la misma conclusión que el detective, más que nada por falta de información, al menos en los libros que he leído hasta el momento. Bien es cierto que llega un punto en el que te das cuenta, aún sin saber porqué, de quién es el asesino, pero eso es porque la autora repite bastante sus esquemas, no porque la historia tenga sentido como tal. En comparación, los relatos cortos me han hecho más gracia porque, en realidad te presentan el caso y te lo resuelven en muy pocas páginas, sin dar rodeos y poniendo todas las cartas sobre la mesa. Tampoco en ellos hay forma de intentar descubrir quién ha sido el culpable, porque no tienes apenas información, pero al menos el proceso general de resolver el caso dura menos y es más variado. 

Seguiré leyendo libros porque también hay que pensar que estos libros que he leído ahora fueron los primeros que escribió, y supongo que se debe notar una evolución en su forma de hacer las cosas. También tengo curiosidad por leer (y en algunos casos releer) las obras más famosas, así que no pierdo la esperanza de poder darle una nota más alta a algunos de ellos. Mientras tanto, mi impresión general queda reflejada en el Eatómetro de esta forma: 



Ya me contaréis si os gusta Agatha Christie, si habéis leído todas o alguna de sus obras, también acepto recomendaciones del tipo "mejor sáltate este y lee estos dos o tres directamente" y cosas así. 

¡Nos vemos pronto (espero) con otra entrada!


Mi experiencia en la UNED: estudios ingleses

lunes, 12 de febrero de 2018




¡Hola a todos!

Aprovechando que ya tengo algo más de experiencia con la UNED, quería aprovechar para contar cómo está siendo este primer año/cuatrimestre por si hay alguien interesado en la UNED en general o en la carrera de estudios ingleses en particular. 

Como ya os comenté en agosto del año pasado, este curso me he matriculado en el grado Estudios Ingleses: lengua, literatura y cultura, que en teoría está pensado para hacerlo en 4 años aunque yo seguramente voy a tardar bastante más. Por lo que tengo entendido, reestructuraron el grado hace un tiempo y esto ha hecho que algunas asignaturas que antes se daban en tercer curso ahora estén en primero, cosa que ya de por sí no es muy importante, pero que si tenemos en cuenta que para muchas de ellas necesitas un nivel de inglés medio/alto, pues ya lo es un poco más. Pero empecemos por el principio. 

Antes de empezar con preguntas específicas que he pensado que os podrían interesar, os quiero comentar qué he hecho yo. Como voy a hacer el grado mientras trabajo, he tenido en cuenta el número de horas que puedo dedicar por día y semana (tampoco muchas) y con eso en este primer año me cogí 4 asignaturas en total, dos anuales y dos cuatrimestrales, que son un total de 32 créditos:
  • Literatura inglesa I: ejes de la literatura medieval y renacentista (anual). En esta asignatura hace falta leer bastantes obras o fragmentos (Beowulf, Sir Gawain and the green knight, Canterbury Tales, The Spanish trageedy, Henry V...) además de leer el libro de texto (que está bastante mal escrito y organizado, dicho sea de paso). Necesita tiempo pero tampoco es algo imposible de superar. 
  • Mundos anglófonos en perspectiva histórica y cultural (anual). Está separada en dos partes, en el primer cuatrimestre se estudia UK y en el segundo USA. Hay que saberse cosas de política, religión, temas sociales, etc. Difícil no es, pero hace falta meterle unas pocas horas. 
  • Comunicación oral y escrita en lengua española I (1er cuatrimestre). Dejando de lado un par de temas más rebuscados, en general es cuestión de saber escribir bien y ser capaz de identificar frases y palabras mal (o bien) escritas en un examen tipo test. Es decir, hace falta coger los exámenes de otros años y hacerlos para "entrenarse" bien. 
  • Comunicación oral y escrita en lengua española II (2º cuatrimestre). Esta aún no la he hecho pero parece como la anterior pero con algo más de dificultad porque además de tener preguntas de tipo test tiene también preguntas de desarrollo. 


Siendo sinceros, y teniendo en cuenta que he pasado casi tres meses sin poder tocar un folio, la verdad es que he visto que he necesitado menos tiempo del que pensaba para estudiar y podría haber elegido alguna asignatura más. Eso sí, el tener tan pocas también me ha permitido tener más tiempo para otras cosas como salir por ahí, ir al cine, leer, viajar, etc, todo depende del enfoque que le queráis dar y yo no tengo prisa. 


Dicho esto, vamos allá con algunas preguntas concretas que os pueden surgir sobre la UNED o sobre el grado. 


¿Hace falta saber inglés para apuntarse a este grado?

Aunque la respuesta teórica es no, la realidad es otra bien distinta. Es cierto que no hace falta tampoco tener un nivel super alto en plan C1 o C2, pero mi recomendación es que si no tenéis como mínimo un B2 igual es mejor apuntarse a un curso de verano antes de empezar el grado. Por poner un ejemplo, el examen de Mundos anglófonos hay que responderlo en inglés (y son preguntas de desarollo) y en la de Literatura Inglesa I, aunque el examen se responde en español, hace falta ser capaz de leer, comprender, analizar y resumir sonetos de Shakespeare escritos en inglés entre otros muchos textos (y antes te pedían incluso traducirlos al castellano, aunque eso este último año ya lo han quitado). 

En cualquier caso, hay asignaturas en el grado que son específicamente para aprender inglés y que están distribuidas de la siguiente forma: 
  • Primer año: Inglés instrumental I y II
  • Segundo año: Inglés instrumental III y IV
  • Tercer año: Inglés instrumental V
  • Cuarto año: Inglés instrumental VI


¿Qué pasa si ya tengo conocimientos de inglés?

Si tienes la suerte de tener ya cierto nivel de inglés y, lo más importante, un papel oficial que lo acredite, puedes pedir que te convaliden las asignaturas de Inglés instrumental. El certifcado que presentes para la convalidación tiene que tener menos de 5 años, con un nivel B2 te convalidan si mal no recuerdo el Inglés Instrumental I, II, III y IV, y con un C1 te convalidan las 6 asignaturas. Además de tener que evitarte matricularte en asignaturas que no te van a resultar muy útiles, también ahorras bastante ya que en las convalidaciones solamente tienes que pagar el 30% del precio de las asignaturas. 


¿Es necesario hacer las asignaturas en algún orden concreto?

En teoría, no. Sí es cierto que hay algunas asignaturas que van numeradas pero eso es más bien para organizar bloques que para ir haciéndolas en orden. Por ejemplo hay hasta cuatro asignaturas de Literatura inglesa pero como cada una abarca un periodo de tiempo diferente, da igual cómo las estudies, no dependen exactamente unas de otras. 

Una forma de estudiar este grado es ir haciendo cada curso ordenado, otra forma es organizarse las asignaturas por temáticas y aprovechar así los solapamientos que hay entre distintas asignaturas, es cuestión de ir probando y buscando lo que mejor te resulte. Esto es válido para Estudios ingleses y para cualquier otro estudio en la UNED. 


¿Cómo son los exámenes?

Depende de cada asignatura pero en general son de tipo desarrollo (con preguntas cortas o largas),  de tipo test o una mezcla de ambos. Cada asignatura tiene una guía donde va explicado cómo es la evaluación, si hace falta hacer ejercicios durante el curso o PECs (prueba de evaluación continua), cuánto cuentan, qué pasa si no haces esos ejercicios, si se guardan las partes para septiembre o no y demás. 

Por ahora he hecho uno de desarrollo y otro de tipo test y eso, cada uno tiene sus truquillos. La ventaja es también que todos los exámenes de años anteriores están colgados tanto en la página web de la UNED de Barbastro como en la de Calatayud, por lo que mirando exámenes de años anteriores puedes ver cómo son, qué preguntas se repiten más, etc. 

En cuanto a fechas, en el primer y segundo cuatrimestre hay dos semanas dedicadas a exámenes  y entre ellas hay una semana sin nada, así tú puedes elegir la que mejor te viene de las dos y tener algo más de tiempo de estudio si para alguna vas un poco justo. En septiembre hay solo una semana de exámenes, que son básicamente los de recuperación. De esta forma puedes organizarte entre las dos semanas para no tener que hacer todos los exámenes juntos en un par de días. De normal las sesiones de examen duran dos horas, tú vas al centro que te corresponde, enseñas tu carnet, te imprimen el examen que te toca en esa franja horaria, te sientas y lo haces. 


¿Es mejor o peor que una carrera presencial?

Pudiendo comprarar ambas cosas la verdad es que son cosas distintas pero parecidas. Es decir, en la UNED he notado que la organización es casi nula, los tutores (al menos los que me han tocado a mí) apenas hacen nada, en secretaría son muy lentos y si no insistes no hacen las cosas (como la presencial, vamos), en algunas comunidades hay clases presenciales pero en otras no, algunas comunidades comparten sus clases grabadas con todos los alumnos, otras no, en algunas asignaturas tardan mucho en corregir los ejercicios y exámenes, en otras no.... Luego está el tema de los libros, que casi todas las asignaturas te exigen que compres alguno (he venido aquí a venderte mi libro), cosa que en las carreras presenciales no es tan habitual porque con los apuntes de clase suele ser suficiente. Pero vamos, la sensación de estar como un pulpo en un garaje con cada asignatura no te la quita nadie. 

Como punto positivo tiene que puedes hacer un grado o máster en la UNED desde cualquier sitio, siempre y cuando tengas un ordenador, porque no solo hay muchísimos centros en España donde puedes apuntarte, también hay distintos países donde tienen centros donde puedes examinarte. 



En general la sensación que tengo es que la UNED es bastante caótica para muchas cosas y muy poco intuitiva pero tiene la ventaja de que te permite ir a tu ritmo y si una semana o dos (o tres meses) no puedes hacer nada, no pasa nada, ya lo recuperarás. También tiene algo muy bueno que son los grupos de alumnos (por asignaturas o por titulaciones) de wasap y Facebook, donde siempre hay alguien dispuesto a ayudar sin pedir nada a cambio, donde se comparten dudas, se resuelven exámenes, se pasan apuntes, etc. En cuanto al grado que he elegido, por ahora estoy contenta, estoy aprendiendo mucho y me lo estoy pasando muy bien, así que creo que ha sido todo un acierto (ya veremos qué pasa cuando me toque empezar asignaturas más raritas como sintaxis o semántica).

Espero que os haya resultado interesante o útil la entrada y si tenéis alguna pregunta no dudéis en hacerla en los comentarios, que responderé en cuanto la vea :)

¡Nos vemos! 


LinkWithin

Related Posts with Thumbnails
ir arriba