La ciudad de los libros soñadores

domingo, 8 de noviembre de 2009

La ciudad de los libros soñadores de Walter Moers


Un fascinante viaje hacia un mágico mundo, donde la lectura se convierte en la última aventura, donde los libros no sólo entretienen y divierten sino que pueden herir, envenenar y hasta matar.

Tras la muerte de su mentor, el joven poeta Hildegunst von Mythenmetz llega a la ciudad de los libros soñadores, donde espera encontrar al autor de un extraño manuscrito que tiene un don único, el Orm; se da cuenta de que las catacumbas de la ciudad son un lugar sumamente peligroso y poblado por insólitas criaturas obsesionadas con la literatura, libreros de viejo y coleccionistas de rarezas literarias, cazadores de libros capaces de matar por un manuscrito deseado y el temible rey de las sombras. Entonces Hildegunst deberá reunir todo su valor para adentrarse en este misterioso reino de los libros.


Solo para que os hagáis una idea de cómo es este libro...os dejo la Advertencia que aparece nada más abrir el libro:

Aquí comienza la historia. Cuenta cómo entré en posesión del Libro Sangriento y conseguí el Orm. No es una historia para personas de piel delicada y nervios débiles, a las que me gustaría recomendar que volvieran a dejar este libro sobre el montón y se largaran al departamento de libros infantiles. Vamos, vamos, desapareced, bebedores de té de manzanilla y lloricas, ¡aquí se habla de un lugar donde leer sigue siendo una auténtica aventura! Y defino aventura, al estilo antiguo, según el Diccionario Zamónico: «Una empresa temeraria realizada por ansia de investigación o arrogancia; con aspectos amenazadores para la vida, peligros imprevisibles y, a veces, resultado fatal.» Sí, hablo de un lugar donde leer te puede llevar a la locura. Donde los libros pueden herir, envenenar, incluso matar. Sólo quien esté realmente dispuesto a aceptar esos riesgos por leer este libro, quien esté dispuesto a jugarse la vida para participar en mi historia deberá seguirme al párrafo que sigue. A todos los demás los felicito por su decisión cobarde pero sensata de quedarse atrás. ¡Que os vaya bien, gallinas! Os deseo una existencia larga y mortalmente aburrida y, con esta frase, me despido. Bueno. Después de haber reducido a mis lectores probablemente, ya al principio, a un pequeño grupo de audaces, quisiera saludar cordialmente a los que han quedado: ¡Os saludo, temerarios amigos, estáis hechos de la madera de la que se hace un aventurero! Y ahora no perdamos más tiempo y empecemos de inmediato nuestra expedición. Porque es un viaje lo que vamos a emprender, un viaje para buscar libros viejos en Bibliópolis, la ciudad de los libros que sueñan. Ataos bien los zapatos: un largo trecho del camino pasa por terreno peñascoso y desigual, y luego por pastizales monótonos donde hay gruesos tallos que llegan a la cintura y cortan como navajas. Y que finalmente desciende profundamente por un sendero oscuro, laberíntico y peligroso, hasta las entrañas de la tierra. No puedo prever cuántos de nosotros volveremos. Sólo puedo recomendaros que no perdáis el valor... ocurra lo que nos ocurra. ¡Y no digáis que no os advertí!

4 comentarios:

  1. ¡Yo me he leído este libro! Me lo regaló mi mejor amiga, y debo de añadir que aunque la historia es muy bonita, a veces la lectura se hace soporífera. Creo, sin equivocarme, que es uno de los pocos libros que me ha costado terminar, a pasear, ya te digo, de que la trama me gusta bastante.

    ResponderEliminar
  2. Ya he pasado la mitad del libro, y la verdad es que me esta gustando un monton, si hay parte soporifera, todavia no he debido llegar a ella XD aun ando metida con los terribles librillos

    ResponderEliminar
  3. Beleth, cuando lo termines, me gustaría que compartieras con nosotros tu opinión, ya que la advertencia me ha llamado la atención.
    Saludos y besos

    ResponderEliminar
  4. Beleth, el mensage anterio es mio, soy mardelamor...

    ResponderEliminar

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails
ir arriba