Sed de M. T. Anderson

martes, 8 de junio de 2010

Sed de M. T. Anderson

Sus padres creen que está metido en drogas, sus amigos que se está volviendo loco. Pero la realidad es que Chris se está convirtiendo en vampiro. Deberá beber sangre pronto o morirá. Pero si lo hace, no habrá marcha atrás. Mientras trata de salvar al mundo, y de paso a sí mismo, Chris tiene que lidiar con las peleas de sus padres, un amor no correspondido y las hormonas de la adolescencia....


Cada vez está más cerca el Festival Triste de los Vampiros que cada año tiene lugar en la ciudad de Clayton. Su objetivo es encerrar un año más a Tch'muchgar, el Señor de los Vampiros, en su prisión mágica para impedir que se haga con el control del mundo.

Pero este año habrá una novedad: un grupo de vampiros tratará de liberarlo para sembrar el caos y poder campar a sus anchas sin preocuparse por las estacas. Porque en el mundo que M.T. Anderson ha creado los vampiros son exterminados en la plaza pública, o mediante ejecuciones "privadas", sin piedad alguna. Sólo por el hecho de que sean vampiros ya asumen que han matado a alguna persona y que deben morir.

En medio de todo esto tenemos a Chris, un adolescente que bebe los vientos por Rebecca Schwartz y que siempre va acompañado de sus dos mejores amigos: Lelo y Tom. El día que van a presenciar una de las ejecuciones vampíricas Chris siente algo extraño y empezará el comienzo de un viaje bastante tormentoso.

Desde ese momento empezará a dormir peor por las noches, sentirá una sed que ningún refresco podrá saciar, perderá su reflejo en momentos de tensión y agresividad y notará que su vida empieza a recorrer un camino poco recomendable en este mundo.

Como no todo iba a ser malo, ante él aparecerá Chet, un sirviente de las Fuerzas de la Luz. Éste le dice que si le ayuda a encerrar para siempre a Tch'muchgar le salvará de esa creciente maldición. ¿Podrá fiarse de él o será una trampa? ¿La sed de sangre de Chris será tan fuerte como para hacer caso omiso de este tipo? Ahhh~

Cuando terminé de leer este libro no pude evitar pensar en la serie "Pesadillas" basada en los libros de R.L. Stine que echaban en la televisión. Tanto la trama como el desarrollo de la historia cuadrarían perfectamente en uno de sus terroríficos pero infantiles episodios.

El resumen del libro podría llevar a engaño, porque ni esto es una novela de amor adolescente no correspondido ni pretende serlo. El argumento se centra básicamente en los cambios de personalidad y físicos que Chris va sufriendo y en su angustia por no poder decírselo a nadie, abunda la tensión de todo tipo y color y los conflictos internos.

El libro está escrito a base de frases muy cortas siempre llenas de significado. No sobra ninguna palabra. No hay extensas descripciones ni largas ambientaciones, el autor va directamente al grano y a lo que interesa, llegando a generar un ritmo narrativo bastante curioso y rápido.

Como ya mencioné en el IMM del domingo pasado, este libro tiene una peculiaridad: a pesar de haberse impreso en España, el libro no está exactamente en castellano. Me explico. Abudan expresiones típicas de sudamérica, en algunas ocasiones los personajes se tratan de usted entre ellos... Pequeñas cositas que, si no estás acostumbrado, hacen la lectura algo particular. Algunas expresiones las conocía, en otros casos tuve que tirar de google para entender qué estaban diciendo... La verdad es que tampoco me ha incomodado la lectura, es más, me ha hecho pensar en cómo se deben sentir ellos cuando leen libros traducidos al español de España. Curioso cuanto menos.

La pega que le veo a la historia es el final. Realmente el libro no termina de ninguna manera, no es un final ni cerrado ni abierto, simplemente no es un final. Las cosas evolucionan y la trama se cierra pero Chris se queda colgando en medio sin que nosotros sepamos ni qué va a pasarle, si es que realmente va a pasarle algo. Me quedé con cara de... ¿Y ahora qué?

Me ha gustado el mundo que ha creado el autor, con sus vampiros y sus características concretas, con la sociedad acostumbrada a ver linchamientos en la tele, con sus fiestas., sopas vampiricas hechas a base de chicas... Realmente sería bastante aterrador si existiera un lugar así.

En general es una historia entretenida, bastante más oscura de lo que estamos acostumbrados y con un final un tanto particular.






Datos adicionales:
Ya a la venta
Editorial Océano Travesía
Rústica con solapas
Traducción de Lucía Segovia
ISBN: 978-607-400-099-3
167 págs
12 €

Primeras líneas:

En primavera, hay vampiros en el aire. La gente puede verlos a un lado de los caminos vecinales. Por la noche, se desplazan por los bosques desiertos. Por supuesto, no visten de engro, visten la ropa que tomaron de otros cuerpos o que compraron en barata. Según las noticias, se encuentran sobre todo en el oeste del estado, donde es más solitario y rural. Mi padre sostiene que los tenemos este año porque fue un invierno benévolo, pero debe estar pensando en las orugas.

Gracias a la editorial por el libro.

6 comentarios:

  1. mmm pues tiene buena pinta la verdad ^^
    bss

    ResponderEliminar
  2. Parece interesante, me gustaria leerlo. Leì "Feed" de lo mismo autor el ano passado y me gustò mucho.

    ResponderEliminar
  3. Decepcionante.

    Así calificaría yo este libro el cual espere un par de meses para leer. Y no, no solo lo digo porque, al igual que a la persona que escribió la reseña el "final" me dejo con un sabor sangre (Entiéndase metálico y desagradable)en los labios. Sino porque desde el estilo de narrativa, primera persona y desde los ojos del protagonista me parece una mala elección. Siempre e preferido las historias donde un narrador en tercera persona te lleva de la mano a lo largo de la trama. En fin. El problema viene principalmente por aquellos pequeños puntos flacos donde la lógica te da una bofetada y echa por tierra ese mundo alterno tan bien logrado por el autor.

    ¡Que a que me refiero? Baste un ejemplo...Que dios del mal pagaría por su propia muerte pudiendo lograr su libertad?

    Otro ejemplo. Los vampiros se pueden infiltrar hasta la feria misma del festival triste y no se les ocurre hacerlo antes para simplemente asesinar a quienes realizan los conjuros que mantienen atado a su dios?

    Como estos, a lo largo de la trama te vas topando con un sin fin de pequeños puntos que te van amargando la lectura. Quizá sea porque algunos lectores venimos de leer autores como Stoker, Polidori, Le Fanu, Rice y otros trabajos cuya calidad esta mas que comprobada. Tal vez mi error fue tratar de evaluar a Anderson con esa misma medida cuando el aclara que su libro es solo lectura para adolescentes, pero en mi favor diré que todo lector merece el respeto de un autor. Y que mejor muestra del mismo que este se esfuerce por escribir algo digno.

    Cierro diciendo esto: Si los autores se diera la oportunidad y no menospreciaran a ningún publico sea cual sea su rango de edad o condición en particular, se llevarían gratas sorpresas.

    Atte: Juan Pablo.

    ResponderEliminar

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails
ir arriba