Reseña: Ni de Eva ni de Adán de Amélie Nothomb

jueves, 9 de septiembre de 2010

Ni de Eva ni de Adán de Amélie Nothomb


Amélie Nothomb se sube en Tokio a la montaña rusa de una hilarante educación sentimental en brazos del muy delgado y muy oriental Rinri, un ávido lector que sueña con entrar en la orden del Temple. Amélie, decidida a aprender japonés enseñando francés a los autóctonos, conoce a Rinri en un bar. Pero, pocos días después, la relación entre maestra y alumno dará paso a una hermosa historia de amor. Distintos episodios nos sitúan, una vez más, ante una rica y peculiar visión de Japón, la de alguien nacido allí pero cuyos orígenes son occidentales, y donde la percepción de la alteridad cobra los más variopintos matices. Nothomb analiza sus experiencias desde una perspectiva casi antropológica, nunca exenta de ironía. La diversión está asegurada, pero también la ternu-ra e incluso la melancolía…, porque cuando Nothomb escribe en primera persona fascina, divierte, hace pensar y hace reír.

Cuando empecé a leer el libro no sabía que estaba ante una novela autobiográfica de la autora. Lo cierto es que me gustó mucho y Amélie me ha conquistado por completo.

Amélie nos cuenta como, a los 21 años, decidió regresar a Japón, su país natal. Recordando más bien poco del idioma decide que la mejor forma de aprender de nuevo es cambiar clases de francés por japonés (también va después a una academia).


Después de la clase, fui a excusarme ante el profesor, sobre todo para saber qué crimen había cometido.
- No se le hacen preguntas al Sensei - me riñó el profesor.
- ¿Y si uno no entiende algo?
- ¡Lo entiende y punto!
Entonces supe por qué cojeaba la enseñanza de idiomas en Japón.

Mediante las clases particulares conoce a Rinri, un extraño joven -y algo torpe en lenguas- que adora todo lo relacionado con la lengua de Molière.

Entre clase y clase va naciendo una amistad muy nipona; entre cenas con amigos, mucho té y una curiosa fondue, terminan siendo algo más, casi sin pretenderlo. A partir de ese momento, asistimos a costumbres muy japonesas -visitar Hakone, los templos budistas, el monte Fuji...- y también nos adentramos en una típica familia, con abuelos tan peculiares como los de Rinri quién necesita a más personajes.

Aunque el libro gira en torno a los dos protagonistas, no se centra exactamente en la historia de amor. Hay gran parte de reflexión, de ganas por encontrar un sitio en el mundo y mucha pasión por las letras. Por suerte, se nota que trata de huir de los típicos-tópicos de esta cultura y se agradece.


En su casa, me preparó té verde, aunque él tomó una Coca-cola, un detalle que me hizo gracia, ya que ni siquiera me preguntó qué deseaba. Se daba por sentado que una extranjera se regocijaría con ese refinamiento japonés mientras que él estaba hasta la coronilla de las japonesadas.
Psé, y quien no lo estaría.

La parte del ascenso al monte Fuji, de como ella se pierde en sí misma y "desaparece del mundo terrenal" mientras sube entre nubes y caminos me ha gustado muchísimo. Es una de las cosas que me encantaría hacer si fuera a japón y casi he podido sentir como crujía la gravilla bajo mis pies. Místico y encantador.

También a la hora de hacer descripciones, hay ocasiones en las que se centra en minúsculos detalles que para casi todo el mundo pasarían desapercibidos y les sabe dar un toque muy especial.

Como es un libro extremadamente corto, se lee de un tirón y es una lectura ideal para cualquier momento. ¿Quieres conocer alguna de las costumbres -conocidas y no tanto- de Japón? ¿Te apetece reirte con una buena fondue? ¿Quieres una novela sincera y entretenida? Pues hazte con "Ni de Eva ni de Adán".

La continuación de la vida de la autora sigue en "Estupor y temblores", que transcurre un año después y está basado en el tiempo que pasó trabajo en una empresa japonesa. Si lo encuento, seguramente éste será el siguiente que lea de ella.

Una novela muy emotiva ambientada en Japón que hará las delicias de todos.
Datos adicionales:
Ya a la venta
Editorial Anagrama
ISBN: 978-84-339-7382-5
176 págs
7,50 €

Primeras líneas:


Me pareció que enseñar francés sería el método más eficaz para aprender japonés. Dejé un anuncio en el tablón del supermercado: "clases particulares de francés, precio interesante."
Aquella misma noche sonó el teléfono. Quedamos para el día siguiente, en un café de Omotesando. No entedí su nombre, él tampoco el mío. Después de colgar, me di cuenta de que no sabía cómo lo reconocería, él tampoco a mí. Y como no se me había ocurrido pedirle su número, ya no tenía remedio.


Otras reseñas de este libro:
[hacer click en "Click here to enter", escribir en la primera casilla el nombre del blog, en la segunda el enlace directo a la reseña y darle a Enter your link. Tratad de no poner acentos que el programa no los coge bien.]

11 comentarios:

  1. A mí me encanta Amélie. Si es que la única pega que le pongo es que sus libros son demasiado cortos!!
    Tiene un humor que te hace pasar unos ratos estupendos. Yo he leído bastantes libros suyos y te recomiendo los autobiográficos; los otros tienen su gracia pero no son ni la mitad de buenos.
    También tengo pendiente "Estupor y temblores", que creo que es la bomba!!

    Saludos!

    ResponderEliminar
  2. Omm no he podido leer a esta autora, pero tengo este libro en la estantería por un concurso que gané =P

    me has dejado con unas ganas de leerlo... xD

    Un bsito bluetooth!!
    y me encantan las nuevas puntuaciones xD

    ResponderEliminar
  3. Esta es la tercera vez que he visto este libro recomendado. Creo que lo buscaré y terminaré haciéndome con él. Aunque no soy demasiado de la cultura oriental pero al parecer obtiene buenas puntuaciones.
    Habrá que probar.

    ResponderEliminar
  4. Yo lo leí hará unas cuantas semanas y me gustó mucho, coincido con tu puntuación. La parte del monte y la fondue fueron las que más me gustaron xD

    ResponderEliminar
  5. Oye, parece un libro muy sincero, quizas porque es una autobiografia. Y me refiero a que es sincero porque es gracioso ver como en el trozo que poneis, el chico japones le hace un te verde, pero el se toma una cocacola.

    Me recuerda por hacer un simil a cuando un extranjero viene a España y te dice que bailes algo de flamenco o le hagas un poco de gazpacho. Yo no se bailar flamenco ni de coña y el gazpacho si me gusta pero no se si saldria "bien" para tomar. Y en fin, entre gazpacho y cocacola, el gazpacho para el veranito pero tp dejaria de tomar mi cocacola.

    Creo que ese parrafo es muy sincero, muy verdadero, pero que le vamos a hacer, igual que si un extranjero se fascina con la "cultura popular" española, si yo fuera a Japon, como evitar irme a un buen balneario de esos que usan? O tomarme un buen Ramen en un bar de lo mas normal... Es que es logico.

    ResponderEliminar
  6. Todo el mundo adora a Nothomb, y yo sin haber leído nada de ella T^T
    Tengo que ponerle remedio y hacerme con este libro pronto, que le tengo muchas ganas :3

    ResponderEliminar
  7. He leído reseñas muy dispares y no sé qué pensar, así que acabaré leyéndolo para verlo yo misma. Además, me resulta una historia muy curiosa.
    ¡Bss!

    ResponderEliminar
  8. PUes a mí no me gustó mucho; da una imagen de sí misma que no me gusta. De todos modos, en general, sus novelas autobiográficas son las que menos me gustan. La de Estupor y temblores, en mi opinión, es bastante mejor, a ver si la encuentras.

    ResponderEliminar
  9. @LAKY seguro que leeré más novelas de esta autora :3 así que lo apunto en la lista~

    @Dreamer XD ponte al día!!!

    @Kirtash es que la subida al Fuji... T.T yo quierooooo >3<

    @Vanhea merce la pena :D~

    ResponderEliminar
  10. Yo también me apunté Estupor y Temblores como el siguiente para leer. Le tengo curiosidad pero todavía no he podido ponerme :(

    ResponderEliminar
  11. La autora me llama mucho la atención, aunque creo que para empezar con ella elegiría otro libro. Besos :)))

    ResponderEliminar

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails
ir arriba