El árbol de la diana de Mercedes Guerrero + Entrevista

miércoles, 1 de diciembre de 2010

El árbol de la diana de Mercedes Guerrero

Si Elena Peralta viaja a México es porque nada la ata ya a su país natal, España. Va en busca de la madre que jamás conoció, en busca de la hacienda que aparece en velados recuerdos de infancia, en busca del árbol familiar que ha regado con la esperanza. Sin embargo, la primera noticia que recibe al llegar a su destino es que su madre acaba de morir. Tras los muros del silencio se esconden, sin lugar a dudas, las claves que darán sentido a su vida y su pasado.
Antonio, el cacique local, también ha perdido a su padre en extrañas circunstancias. Acoge a la recién llegada con desconfianza, pues la sombra del asesinato se cierne sobre las dos muertes recientes, y el mayor sospechoso es Agustín, el hermano que Elena espera encontrar pero que ha huido de la justicia.
Poco a poco, Elena y Antonio dejarán de lado los recelos y sucumbirán a la fuerte atracción que sienten el uno por el otro, a una pasión delirante. También tirarán del hilo hasta sacar a la luz los oscuros secretos que unen a sus dos familias. Pero la verdad amenaza con separarlos, porque el árbol familiar ha sido regado con sangre.

El árbol de la diana es la primera novela que publica Mercedes Guerrero y hoy, además de la reseña del libro, tengo el placer de traeros también una entrevista que podréis encontrar al final de mis comentarios. 

Elena Peralta lleva tantos años viviendo en España que apenas recuerda que su vida comenzó a miles de kilómetros de ahí. Cuandos sus abuelos, los que siempre la cuidaron y criaron como a una hija, mueren y le dicen que en realidad no es tan huérfana como pensaba, decide tratar de recuperar la familia perdida y para ello recorrerá medio mundo y se enfrentará a terribles situaciones.

Con solo dos nombres, Trinidad González (su madre) y Agustín (su hermano mayor), Elena viajará hasta Ciudad de México para tratar de llevárselos a España para darles una vida mejor. Su sorpresa será mayúscula cuando, al ir a la choza donde supuestamente vivían, un hombre la golpea por la espalda y la deja encerrada allí.

Cuando su carcelero decide por fin dar la cara, descubrimos que el tipo se llama Antonio Cifuentes, que Trinidad está muerta y que Agustín está en busca y captura por haber matado al padre de Antonio. Toda una complicación para la pobre Elena que solo quería volver a sus orígenes.

Antonio, creyendo que ella sabe donde está su hermano, la retiene en contra de su voluntad para sacarle toda la información posible.


Ella quedó en silencio, impotente. Era imposible defenderse de unas garras que se hundían en su cuello como el perro de caza que atrapaba una presa y la balanceaba de un lado a otro. Ya había sido juzgada y condenada, y temía el castigo y rezaba para que no cumpliera la amenaza de entregarla a sus hombres.

Según va pasando el tiempo se dará cuenta de que su coartada se mantiene de pie, de que ella no sabe nada y su trato empezará a suavizarse bastante. Pronto esos ojos y esa testarudez se le irán clavando en el corazón hasta no dejar sitio para nada más. Empezará a protegerla más de la cuenta, a tratarla como a una igual y a creerse que la pobre muchacha solo ha sido víctima de las casualidades.

¿Podrá la -de momento- cautiva llegar a enamorarse de él? 
¿Será Elena capaz de perdonar al hombre que la mantuvo prisionera? 
¿Conseguirán atrapar al asesino del padre de él?

La novela me ha gustado bastante. Tenemos una protagonista que, sin comerlo ni beberlo, se ve metida en un tremendísimo embrollo. Con amenazas de ser violada por todos los trabajadores de él, con la perspectiva de la cárcel mexicana (que supongo será lo peor de lo peor)... Aun con todo lo que le sucede, consigue mantener su entereza y fortaleza.

Quizás os parezca que, más adelante, la chica terminará padeciendo el típico síndrome de Estocolmo (donde la presa se enamora de su captor) pero ya os digo que no es así. La trama evoluciona de tal forma que es imposible que Antonio te caiga mal. A pesar del comienzo tan brusco, ambos se irán conociendo mejor y protegiendo el uno al otro.

Una de las cosas que no me ha terminado de convencer -aunque tiene gran importancia para el buen desarrollo de la historia- son las visiones del pasado que va teniendo Elena. Podrían ser tan solo recuerdos de un pasado olvidado, pero no, en ocasiones recuerda cosas que ni siquiera ha vivido, y eso chocó bastante con la "realidad" del libro.

La evolución de la relación entre los dos protagonistas podría resumirse así: cada vez que dan dos pasos hacia delante, retroceden 1'75. Hay muchas dudas, malentendidos, desconfianza... Cada vez que uno se abre, el otro se cierra por completo y viceversa. La autora ha sabido llevarlo hasta al extremos sin parecer demasiado repetitiva y eso también me ha gustado.

En general es una novela de tipo romántico bastante curiosa, que nos mete de lleno en una rica casa mexicana en la que se ocultan más secretos de los que parece.


Datos adicionales:
ya a la venta
Editorial Debolsillo
ISBN: 978-84-9908-373-5
352 págs
8,95 €

Primeras líneas:


Washington D.C., 1 de Agosto de 1991

La lluvia caía torrencialmente y la oscuridad se hizo dueña del ambiente. Una fuerte tromba de agua acompañada de cercanos relámpagos y truenos forzó el cierre del aeropuerto internacional de Washington Dulles; todos los vuelos estaban siendo retrasados o cancelados durante varias horas a causa de la inesperada tormenta veraniega que descargaba en aquellos momentos. De las pantallas informativas desaparecieron las señales horarias y la palabra "delayed" se repetía en todos los monitores.
 Gracias a Debolsillo por el libro


Y como ya he prometido, aquí tenéis la entrevista, pero primero os pongo una pequeña biografía de Mercedes Guerrero.

Biografía de la autora:
Mercedes Guerrero nació en Aguilar de la Frontera (Córdoba) en 1963. Diplomada en Técnico de Empresas y Actividades Turísticas, habla varios idiomas y durante dieciséis años ha dirigido distintas empresas relacionadas con el sector turístico. Actualmente reside en Córdoba y a primeros de 2007 decidió abandonar toda actividad profesional para dedicarse en exclusiva a las dos vocaciones de su vida: escribir historias y disfrutar de su familia. El árbol de la diana es su primera novela.



Entrevista a Mercedes Guerrero
Pregunta
Respuesta

Pregunta: ¿Cuando empezaste a escribir? ¿Has escrito más historias además de "El árbol de la Diana"? Si es así, ¿te gustaría verlas publicadas algún día?
Respuesta: Empecé a escribir algo tarde, a los cuarenta, pues tenía una profesión muy absorbente, dirigía una agencia de viajes y tenía un horario muy extenso y numerosos viajes y compromisos que cumplir. Y estaba mi familia: marido y dos hijos. Después pasé a dirigir otra empresa de apartamentos turísticos, y al cambiar a jornada intensiva disfruté de más tiempo libre. Fue en aquellos años cuando comencé a escribir  y me di cuenta de que había encontrado mi auténtica vocación, así que unos años más tarde  resolví  dejar de trabajar para encerrarme en casa y dedicarme a escribir las historias que siempre habían estado rondando en mi cabeza. Este primer libro se ha publicado después de muchos años de espera durante los cuales  he escrito a diario, de manera que tengo ya terminadas varias historias que me gustaría ver publicadas algún día. 

P: ¿Fue muy complicado publicar en España? ¿Tuviste que hablar con muchas editoriales? ¿Qué sentiste cuando al fin te dieron el sí?
R: Publicar es difícil, pero no imposible. Comencé enviando un resumen de la historia y los dos primeros capítulos a muchas editoriales. La mayoría no contestaron, y las que lo hicieron fue para rechazarlo, eso sí, con delicadeza. Yo seguí insistiendo, la envié a algunas agencias literarias y meses después una se interesó por mi historia. Fue un primer paso y supuso para mí una inyección de optimismo, aunque tuve que esperar más de un año hasta que me anunciaron que tenían al fin una editorial. Ese día pensé que había valido la pena dejarlo todo para alcanzar mi sueño.  
.
P: Basándote en tu experiencia, ¿Qué les dirías a las personas que están tratando de publicar su primera novela?
R: En primer lugar, revisar unas mil veces el manuscrito y tratar de ofrecer una historia atractiva. Después, cuando se envía a editoriales o a agencias literarias, armarse de paciencia, pues  todo va muy lento, las respuestas son escasas, y la mayoría de las veces negativas. Las editoriales reciben cientos de manuscritos al mes y he leído algunas entrevistas a editores en las que confiesan su inseguridad a la hora de elegir o rechazar un manuscrito, pues quienes realmente juzgarán el libro son los lectores. Lo importante es perseverar,  seguir escribiendo, y leyendo, y aprendiendo. Creo que es la única receta que podría dar. Yo he publicado por primera vez tras una larga espera, y cuando me venía abajo, pensaba en J.K. Rowling y los numerosos rechazos que sufrió su Harry Potter, o en Ildefonso Falcones y las siete editoriales que le devolvieron su Catedral del Mar…

P: Viendo que dejaste de lado tu vida profesional para dedicarte a la escritura... ¿Cuánto tiempo dedicas al día a esta tarea?
R: Soy muy disciplinada y suelo tener un horario fijo de 9 a 2 de lunes a viernes, pues necesito absoluta soledad y silencio para escribir, sobre todo para crear. Por las tardes soy menos rigurosa, y como tengo a la familia en casa y tengo menos concentración, suelo dedicarme a corregir o a documentarme. Los fines de semana me ocupo, como cualquier madre de familia que trabaja, de la compra y de organizar la casa.

P: ¿Podrías decirle a los lectores del blog que se van a encontrar en "El árbol de la diana"?
R: Van a encontrar una novela de amor e intriga que va a tenerlos enganchados desde el principio hasta el final. Asistirán como espectadores a la odisea de una joven española que visita México para buscar sus raíces familiares y que de repente se ve envuelta en un torbellino de  acontecimientos que harán que su vida dé un vuelco y todos sus principios salten por los aires. Compartirán con ella sus dudas y dilemas morales, sus depresiones y bajadas a los infiernos, y avanzarán poco a poco en la resolución de los enigmas sobre su pasado que todos, incluso el hombre que  trata de conquistarla, intentan ocultarle.

P: ¿Cómo se te ocurrió la idea?
R: En principio quería contar una historia de amor y que se desarrollara fuera de España  para así plasmar algunas de las experiencias que viví durante mi anterior etapa profesional en la que tuve la oportunidad de viajar por medio mundo. También me apetecía contar algo relacionado con mis abuelos y las historias que me contaban cuando yo era una niña sobre la Guerra Civil y los acontecimientos que les tocó vivir, así que retrocedí unas décadas y construí también la historia de los abuelos de la protagonista durante esos años. Pero mientras iba escribiendo la historia me surgían nuevas ideas y decidí complicar un poco más el argumento para ofrecer también una dosis de misterio.

P: Me ha llamado la atención que todo transcurra en México y que el vocabulario empleado por Antonio es muy local. ¿Has estado allí alguna vez? ¿Te documentaste para la novela?
R: Cuando comencé la novela me documenté a fondo sobre la historia de México, incluso leía la prensa diaria de allí a través de Internet. Visité el país hace muchos años, en 1.993, y conservaba muchas anécdotas de aquel viaje. Recordaba la capital con un tráfico asfixiante pero con un centro moderno y cosmopolita   digno de mencionar. Conocí el fervor religioso de los mexicanos, probé sus comidas y escuché rancheras por todas partes; pero sobre todo quedé maravillada de la gente cálida y hospitalaria, de los gestos de nobleza incluso en las clases sociales menos favorecidas con las que tropezaba en la calle, y quise poner nombres y rostros a algunos que conocí fugazmente. Así surgió el personaje de Agustín, el hermano de la protagonista. Todas aquellas sensaciones  seguían guardadas en la alacena de mi memoria y me impulsaron a  situar allí la historia.

P: ¿Te sientes identificada con algún personaje en especial? ¿Te basaste en algún conocido para crearlos?
R:  Siempre suele haber cierta empatía entre los escritores y sus protagonistas, y aunque Elena Peralta no es mi Alter ego (¡Ya quisiera yo tener su edad y su belleza…!), sí le he prestado algunas de mis ideas y valores personales.  Además, le he añadido unas  destrezas en las que yo siempre he fracasado, como son las matemáticas o el dibujo. En cuanto a los nombres y apellidos de los personajes, la mayoría pertenecen a familiares y amigos. Ha sido divertido compartir con ellos esta broma, pues a ninguno les corresponde, ni por físico ni por edad, el nombre que he dado a los personajes.  

P: ¿Cual fue la parte más complicada del proceso de escritura del libro?
R: No encontré especiales dificultades al escribirlo, aunque empleé mucho tiempo para documentarme y también para la revisión. Escribir es corregir; soy muy perfeccionista, y por mucho que reviso siempre encuentro algo para cambiar, ya sea una frase, un adjetivo o una coma. Incluso ahora que el libro ya está publicado y ha sido corregido por los técnicos de la editorial, cuando abro alguna página y leo un párrafo, todavía pienso que  podría haberlo hecho de otra forma.

P: ¿Sabías desde el principio como querías que terminara la novela o eres de las que prefieren improvisar?
R: Suelo improvisar. Necesito improvisar, pues  de lo contrario sería muy aburrido. Comienzo escribiendo un guión y lo sigo, pero conforme voy avanzando se me ocurren nuevas ideas y doy un giro en el argumento que tenía previsto, lo que me obliga a volver hacia atrás para cambiar algún pasaje ya escrito. En esta historia en concreto, conforme avanzaba, los protagonistas comenzaron a moverse solos, a tener su propia autonomía y unas reacciones y sentimientos diferentes a los que yo pretendí en un principio darles. También había algunos personajes secundarios con mucha fuerza que desempeñaban un destacado papel en la historia y comenzaron a reclamar su propia cuota de protagonismo, por ejemplo el de Lucía, el ama de llaves, a quien decidí dar más relevancia y hacerla más “mala”.

P: Además de escribir supongo que también leerás bastante. ¿Cuál es el último libro que has leído? ¿Nos puedes recomendar alguno que te haya gustado especialmente?
R: He leído de todo a lo largo de mi vida, desde Pérez Galdós hasta las obras completas de Agatha Christie o de García Márquez, lecturas que recomiendo. Cuando leo, procuro extraer alguna enseñanza de cada libro y me detengo a estudiar tanto la forma como el contenido, y suelo leer también  los superventas para intentar descubrir el secreto de su éxito. En estos momentos estoy leyendo uno: “Las hijas del Frío” de Camila Läckberg. El argumento es atractivo y la autora consigue mantener la intriga durante toda la historia con unos personajes de gran fuerza y unas reflexiones muy actuales. Podría también recomendar un libro perteneciente a una trilogía que leí hace tiempo de Alberto Vázquez Figueroa: “Océano”, ambientado en la isla de Lanzarote durante los años de la posguerra española. Trata de la historia de una familia de pescadores cuya hija posee una belleza y un don sobrenatural que provocarán una tragedia y cambiarán para siempre el destino de muchos habitantes de la isla.

P: ¿Ahora mismo estás trabajando en otro proyecto? Si es así, ¿Nos podrías decir algo sobre él?
R: Tengo varios terminados, pues ya he comentado que llevo muchos años escribiendo.  La siguiente novela está ambientada en los años 70 y trata de una mujer inglesa que para escapar de su ruina económica  contrae matrimonio por poderes con un hombre al que no conoce y vive en una isla perteneciente a Sudáfrica. Pero al llegar allí  descubre que nada es como se lo habían descrito: ni su marido es un sencillo colono ni aquella isla es un paraíso. Esta historia contiene, además de romance, una buena dosis de aventura, misterio  y una profunda reflexión sobre los conflictos raciales. 

¡Muchas gracias a Mercedes Guerrero y a la editorial por la entrevista!


7 comentarios:

  1. Enhorabuena por esta pedazo de entrevista y de post.
    Un beso

    ResponderEliminar
  2. Beleth, la crítica genial, y la entrevista ni te digo.
    Me ha llamado mucho la atención, eso de que surja el amor en medio de la adversidad, me vuelve loca.
    No conocía a la autora, y la verdad es que me has dejado con ganas de buscar la novela.
    Un beso
    Bea

    ResponderEliminar
  3. Bueno, la sinopsis del libro no me llamaba demasiado... He seguido leyendo porque había también entrevista ^^

    El libro, no me lo apunto (menos mal! al fin un descarte! jaja)

    La entrevista genial =)

    besitos

    ResponderEliminar
  4. La autora es muy chevere xD Y me encanto como transcurre la novela ^^

    Excelente entrevista :D

    ResponderEliminar
  5. Me ha gustado mucho la entrevista y la reseña. Creo que es el tipo de novela que podría gustarme. Así de entrada la portada me llama y encima esta de bolsillo así que...caerá.

    un beso

    ResponderEliminar
  6. Yo he leido el libro y me ha encantado. Engancha y es muy entretenido. La autora no es conocida pero promete, me recuerda mucho a las novelas de Nora Roberts. Espero impaciente su proximo libro. Lo recomiendo

    ResponderEliminar
  7. He oido mucho hablar sobre esta novela y he comenzado a leerla. Es muy interesante, y de momento estoy muy enganchada. La entrevista esta genial.
    Un beso.

    ResponderEliminar

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails
ir arriba