Reseña: Delicias y secretos en Manhattan de Olivia Ardey

jueves, 8 de diciembre de 2011

Delicias y secretos en Manhattan de Olivia Ardey

Boston, 1919. Laura McKerrigan-Montero conoce el destino de cualquier chica de su posición: casarse con un buen partido que convenga al negocio familiar. Pero Laura tiene un sueño: aprender alta repostería con el afamado maître pâtissier del hotel Taormina. Y, con la excusa de estudiar francés, convence a su servero padre para que le permita residir en Nueva York durante tres meses. Convertida en Laura Kerry, viaja a la ciudad de la libertad; la misma donde un desconocido la volvió loca con sus besos. Laura no imagina que, en ese Manhattan divertido y fascinante, volverá a encontrarse con él.
Aunque ahora ella es una camarera y descubre que ese hombre irresistible es Kenneth Callahan... su jefe. La inminente Ley Seca llevará al hotel desconfianza, peligros y amenazas. Entre los empleados se esconde un traidor y todas las sospechas recaen en Laura. La mujer por la que Kenneth estaba dispuesto a marcharse de Manhattan y dejarlo todo.


Libro únicoDatos adicionales:
Ya a la venta
Editorial Éride
ISBN: 9788415160878
432 págs
14 €


Nunca había probado los libros de esta autora y, aunque he podido encontrar sus pequeños fallitos aquí y allá, no me siento para nada decepcionada y me pondré En busca y captura de su otra obra hace tiempo publicada.

La autora tiene una forma muy buena de escribir y de transmitir sentimientos, me ha sabido enganchar y envolver con las distintas relaciones que van apareciendo a lo largo de las páginas y he contenido el aliento hasta casi prácticamente el final. Eso sí, voy a reconocer que me ha gustado muchísimo más la pareja "secundaria" que la principal, aunque las dos tienen sus buenos motivos para ser más que interesantes para cualquier lector de romántica adulta.

Toda la obra gira en torno al mundo de la hostelería, en más de una escena vais a poder curiosear en las cocinas del Taormina y en sus habitaciones y no solo desde el punto de vista de los jefes, también veremos como es el mundo de los duros trabajadores que se ganan el sueldo con el sudor de su frente. Para darle un poco de tensión e intriga, tenemos un pequeño traidor que quiere llevar a la quiebra al inocente hotel y, aunque el tema se menciona varias veces un poco de pasada, al final todas esas escenas cuadran y tienen sentido.

Algo que todavía no he comentado es que el libro no tiene lugar en la actualidad, está ambientado en los años 20 y la verdad es que esto me ha supuesto un problema. Cada vez que me sentía absorbida por la lectura y me encontraba con cosas típicas de esa época (la Ley Seca, el voto de las mujeres, el machismo reinante...) me chocaba y me descolocaba porque siendo los personajes como son y lo que va sucediendo, perdía la perspectiva del año en que todo transcurre. No se si ha sido la falta de referencias o los comportamientos de cada personaje que aparece, pero mi mente volvía una y otra vez a ubicar esta historia en el presente.

Como los personajes son precisamente lo que le da esa chispa fundamental al libro, no puedo, ni quiero, evitar hablar de ellos. Hay un amplio elenco de hombres y mujeres que irán desfilando a lo largo de las páginas y relacionándose entre sí, pero he pensado que lo mejor sería centrarme en los principales y dejaros que descubráis el resto vosostros. Kenneth es un líder nato, su trabajo le obliga a ser así, y de pronto se encuentra con que esa hermosa joven con la que se había encontrado un par de veces y por la que había sentido una atracción inmediata se va a convertir en una pequeña piedra en su lujoso zapato. Laura adora la pastelería y está dispuesta a engañar a su padre y marcharse a la otra del punto con una sencilla excusa para tratar de conseguir la oportunidad de trabajar bajo el ala del mejor pastelero de Nueva York. Es una mujer bastante adelantada para su época, es despierta, ágil de pensamiento y tiene las ideas muy claras, no se deja someter por su padre ni por nadie más que no sea ella. Entre ambos forman una combinación bastante explosiva de "quiero pero no puedo/debo" dando lugar a momentos divertidos y sensuales, y simplemente por ver como se desarrolla su relación os animo a leer este libro.

- No pongas en mi boca cosas que yo no he dicho - exigió -. Ahora empiezo a entender tu juego. Te divierte enceder a un hombre hasta que se dobla de dolor y entonces dar marcha atrás. Las mujeres como tú tienen un nombre.
- No te atrevas a pronunciarlo si quieres conservar todos tus dientes.

La segunda pareja semi-protagonista es, para mi gusto, incluso mejor que la anterior. Tenemos a Phillip, el heredero del Taormina que se quedó ciego debido a un accidente de guerra y que ahora se dedica a pasar sus días tocando un pequeño y triste violín encerrado en su habitación. Es arisco, no soporta mucho tratar con la gente y su futuro es bastante incierto. Hasta que, en un fortuito encuentro en el hospital, conoce a Stella. Entre lecturas en voz alta y más de un tirón de orejas, ella le irá devolviendo las ganas de vivir y de mezclarse con el mundo real.

- Cuando imagino cientos de ojos masculinos sobre ella y que yo soy el único que no puede verla, me entran ganas de destrozar algo - reconoció con los dientes apretados.

Eso sí, hay una cosa en esta pareja que me pareció extraña por no decir otra cosa. En una de sus conversaciones Stella le dice... "tienes los ojos más bonitos que jamás he visto". Erm, ¿Pero no era ciego el hombre? Y encima... ¿Por culpa de un accidente? Quiero decir, una cosa es que la protagonista tenga que enamorarse del chico perfectísimo e ideal que no tiene ni un punto negro en la cara pero otra muy diferente es intentar colarle esa perla a los lectores. Quizá la intención es que Stella le demuestre que le da igual su defecto y que a ella le parece perfecto tal y como es, pero en el diálogo sobre el papel queda muy, muy extraño. De todas maneras, y aunque esto es tirar piedras al tejado de todos los lectores y a sus bolsillos, me hubiera gustado más que esta segunda relación hubiera tenido su propio libro que tengo la impresión de que hubiera dado para mucho más.

Lo bueno: el romance de estilo "sin prisa pero sin pausa" y la relación secundaria. La más que buena relación calidad/precio.
Lo malo: esas referencias temporales que no acaban de cuadrar con la historia romántica.



Primeras líneas:

Laura atravesó las puertas del club sin demasiado entusiasmo. Su idea de pasarlo bien difería bastante de la de su hermana mayor y, justo esa noche, seguir sus pasos para colarse en una fiesta privada no la seducía lo más mínimo.
Gracias a Éride Ediciones

20 comentarios:

  1. Lo tengo en la estantería esperándome y le tenía unas ganas tremendas... Ahora con tu reseña creo que será mi próxima lectura jaja
    Un besazo!

    ResponderEliminar
  2. No es un género en el que me prodigue mucho; ignoro el motivo, pero lo romántico me da pereza. Y eso a pesar de que, cuando leo algo del género, lo disfruto un montón. Pero la verdad es que esta novela me llama mucho la atención...

    ResponderEliminar
  3. Lo tengo en la estantería esperándome, solo que ahora estoy con una racha de novela histórica y no paro... a ver si hago hueco

    besos
    Lourdes

    ResponderEliminar
  4. Muchísimas gracias por la reseña, Beleth. Y, sobre todo, por dedicar tu tiempo a la lectura de la novela. Me alegra saber que no te ha defraudado. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  5. Yo también disfruté más con la pareja secundaria, creo que podría haber dado para un libro totalmente independiente. :3

    ResponderEliminar
  6. No tiene mala pinta, poco a poco me va llamando más la atención ;) besos!

    ResponderEliminar
  7. Tienes mucha razón con el "descoloque" entre los años 20 y el presente. Muchos habré leído yo, y me pasaba lo mismo: decepción. Pero este, a pesar de ese temilla, tiene una pinta genial. A lo mejor para Reyes..
    Un saludo :)

    ResponderEliminar
  8. Me llama mucho la atención este libro, quizá porque he leído muy poco sobre los años 20... no sé, pero me llama mucho...
    Gracias por la reseña!!
    Un besín!

    ResponderEliminar
  9. Pese a no ser mi género favorito, esta pinta muy bien =)

    Besotes

    ResponderEliminar
  10. Lo leí hace un tiempo y me gusto muchisimo, me paso como a ti me gusto mas la pareja secundaria que la principal pero ambas me conquistaron.
    Besos

    ResponderEliminar
  11. Tengo muchas ganas de leer esta novela y a pesar de los fallos que le encuentras creo que me gustaría leerlo ^^
    Beeeesos

    ResponderEliminar
  12. Ay, que ganas tengo de ponerme con este libro. Le tengo muchísimas ganas desde que leí la sinopsis y ví el booktráiler.

    Yo me he leído el de Dama de tréboles y esn fantástico! A mi me ha encantado!!! Ya nos contarás si lo consigues!

    Un besotee :D

    ResponderEliminar
  13. Creo que no he leído ninguna mala reseña de este libro. Tiene que estar muy bien.

    ResponderEliminar
  14. Le tengo ganas a esta novela, pues todas las críticas son positivas, tendré que hacerme con ella pronto.

    Un beso

    ResponderEliminar
  15. le tengo muchas ganas a este libro pero aqui solo se encuentran libros en ingles y emazon no esta TT

    Besos!!

    ResponderEliminar
  16. Es una novela que no defrauda. A las que nos gusta la novela romántica, porque en ella hay relaciones de pareja, sentimientos profundos e intensos. A las que no se sienten cómodas con este género, porque hay un fondo histórico-cultural muy interesante: la vida y el trabajo de aquellos emigrantes europeos (italianos, españoles...) que se instalaron en NY, buscando un futuro mejor y más esperanzador para sus vidas. "Delicias y Secretos en Manhattan", es una novela "deliciosa". Lydia Leyte

    ResponderEliminar
  17. No puedo negar que a mi me gustó mas la otra novela de la autora que esta. Aún así con esta también disfruté muchísimo.
    La historia secundaria eclipsa totalmente a la principal, hubiera sido tan bonito que tuviera su propio libro jiji.

    Un beso
    Dácil

    ResponderEliminar
  18. A mi me ha gustado mucho también, y coincido, contigo y varias, en que me gustó más la historia de Phillip y Stella.
    En lo que comentas de la ceguera...Según explica él, se quedó ciego por una herida o golpe en la cabeza, que le dañó la retina, no sé si eso afecta al aspecto físico del ojo, (hablo sin saber del tema), pero a mi no me chocó que le dijera lo de los ojos bonitos.
    Besos!

    ResponderEliminar

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails
ir arriba