Reseña: Los hijos de las tinieblas de Jose Antonio Cotrina

jueves, 15 de diciembre de 2011

Los hijos de las tinieblas de Jose Antonio Cotrina


Rocavarancolia se estremece. Un antiguo mal ha despertado y amenaza no sólo a los jóvenes de la cosecha sino al mismo Consejo Real. Se está preparando un cataclismo del que todos serán víctimas.
¿Quiénes vivirán para ver la Luna Roja?








El ciclo de la Luna Roja:
1. La cosecha de Samhein
2. Los hijos de las tinieblas
3. La sombra de la luna
Datos adicionales:
Ya a la venta
Editorial Hidra
ISBN: 9788492939619
15 €
702 págs


Si con el primer libro de la saga quedé algo desencantada debido a su carácter introductorio, con Los hijos de las tinieblas casi me da un infarto de la cantidad de acción, tensión y ases que se escondía el autor en la manga. Ha sabido, partiendo de un primer libro un tanto lento, conseguir que la segunda parte sea totalmente irresistible y que el lector sea incapaz de soltar el libro ni para tomar aire. Si el tercer libro sigue la misma línea, más me vale hacerme con una tienda de oxígeno y provisiones para no moverme de la silla en las trepidantes horas que me cueste leerlo.

Al principio del libro hay un prólogo que resumen lo que ha pasado en La cosecha de Samhein (que tampoco es tanto...), dado que me lo releí hace nada me parece un poco "de más" pero aun así entiendo que la gente que lo haya leído hace mucho necesite que le refresquen un poco las ideas. También viene con ese mapa de Rocavarancolia que ya mencioné en la reseña anterior, todavía no lo había visto y me ha gustado, está plagado de detalles (la bahía de los naufragios me ha encantado) aunque como está todo en tonos de gris queda un poco sobrecargado.

La trama gira en torno al despertar de uno de los terribles fundadores de la ciudad, Hurza Comeojos (bonito nombre... muy descriptivo), y en las distintas fechorías que va llevando a cabo. También nos encontramos con nuevos datos sobre lo que sucederá el día que salga la Luna Roja y sobre esto no diré nada más que ha sido una sorpresa tremenda, me ha encantado descubrirla y espero que todos los que leáis el blog lleguéis como si fueráis un lienzo en blanco a esa parte.

Las descripciones de la ciudad y de sus habitantes me han vuelto a dejar fascinada. El autor ha sabido crear una magnífica ambientación a base de pequeñas frases aquí y allá haciendo que Rocavarancolia termine siendo prácticamente un personaje más.

Esto es Rocavarancolia - le hubiera gustado decirles -. Miradla, miradla bien. No es terror ni crueldad. Es grandeza y honor. Es superación. Es la majestuosidad de lo imposible. Abrid los ojos, niños. No os dejéis cegar por la oscuridad y mirad la luz que hay en ella. No os fijéis en las tinieblas y contemplad el milagro.

A pesar del tenebroso ambiente también hay lugar para algo de humor cínico que aligera un poco tanta tensión...

¡Pasen y vean! ¡Ruinas, magia negra y monstruos por doquier! ¡Y habrá más cuando salga la Luna Roja! ¡No se pierdan los hechizos desintegradores! ¡Ni las puñaladas en el estómago!

En el anterior libro nos faltaba por saber un poco más sobre el chico número 12 y esta pequeña incóginta ya queda resuelta por fin. Darío ha conseguido sobrevivir en este duro ambiente sin ayuda de nadie y podremos descubrir que es todo un personaje. Si algo más hay que decir a favor del libro es que todos y cada uno de los niños van dejando atrás esa maraña de tópicos para convertirse en algo más. Las crudas vivencias a las que se ven sometidos les cambian para bien y para mal y todos evolucionan de manera espectacular. Sus personalidades son más marcadas, más complejas, más coherentes con la situación, se nota que han "vivido más" aunque a pesar de todo hay algunos diálogos que siguen siendo un poco merluzos para el lugar donde se encuentran.

Me alegro también de que al fin el autor se haya animado a afilar su pluma y matar a sus creaciones. No solo las malvadas criaturas deben perecer bajo la espada de los niños, que no todo iba a ser un camino de rosas. Nadie tiene el futuro asegurado y ver como todos luchan por sobrevivir de forma más "real" es algo digno de leerse.

Otro dato a tener en cuenta es la continua ubicación temporal, cada X páginas alguien o algo menciona el número de días que queda para que salga la Luna Roja generando una macabra cuenta atrás en la que solamente los habitantes de Rocavarancolia (y también el intrépido lector) saben lo que realmente va a suceder.

Los hijos de las tinieblas es muchísimo mejor que su predecesor, tenéis más acción, más muertes, sorpresas totalmente inesperadas, tensión e incluso un poco de romance. Es un libro totalmente recomendado si os gusta la fantasía y que no dejará a nadie decepcionado.
Da igual cuántas puertas cerremos o cuántos hechizos nos protejan: la Luna Roja nos hará pedazos a todos.

Lo bueno: las innumerables sorpresas y la originalidad de... todo.
Lo malo: que sea tan largo y se haga tan corto.



Primeras líneas:

Prólogo

Como cada año, en la noche de Samhein el portal que une Rocaravancolia con la Tierra se abre y le permite a Denéstor Tur recolectar jóvenes útiles para el reino. Esta vez regresa con doce, la cosecha más prometedora de los últimos tiempos. Además uno de ellos, Hector, sorprende a todos con su potencial: "esencia de reyes", murmura el anciano Belisario al contemplar la energía que despide.
Gracias a Hidra


13 comentarios:

  1. Jajajaja, y justo recibe éste y el siguiente ayer. ¡Ahora me han entrado muchas más ganas de leerlo! Un beso.

    ResponderEliminar
  2. Esta trilogía me la voy a pedir para Reyes... :D
    Aunque eso de que el primero sea algo lento... en fin, si el segundo mejora, merecerá la pena el "esfuerzo" xDDD
    Un besín!

    ResponderEliminar
  3. Qué ganas tengo de leer esta trilogía de una editorial que conozco tan bien. He leído opiniones muy favorables, así que caerá, caerá.

    Un saludito.

    ResponderEliminar
  4. Les tengo muchísimas ganas a estos libros, estas Navidades espero que caigan por Reyes ;D

    Un besito!

    ResponderEliminar
  5. Los quiero para Reyes. A ver si es posible.

    Saludos

    ResponderEliminar
  6. Hola Beleth.
    Me encanta tu blog y había estado pensando en hacer yo mi propio blog literario pero no se como.
    ¿Hay algún minimo de libros que se deba leer para tener un blog? ¿cada cuanto se debe hacer un IMMB? ¿qué plantilla se puede utilizar? ¿es obigatorio que cada blog tenga su reto?
    Necesito ayuda con cosas así... si pudieras contestarme al comentario, sería de gran ayuda

    ResponderEliminar
  7. Ahora es cuando vendría un gran...Já! Te lo dije lalala ♪ Pero soy una persona buena y solo diré que me alegro que te haya gustado :P Ya dirás qué tal el tercero ;)

    ResponderEliminar
  8. Pues preparaté para el tercero *¬* y casi te puedo decir lo mismo que Oly jajajaja

    Es genial que te haya gustado ¡a ver si un dia lo comentamos!

    ResponderEliminar
  9. ¡¡Diablos!!!
    Estoy poseída por unas ganas inmensas de leer ésta trilogía >.<
    Y así me voy a quedar, vestida y alborotada como novia de pueblo porque aquí no ha llegado ni briznas ¬¬

    ResponderEliminar
  10. Una saga que va mejorando en su segundo libro es prometedora, aunque el primero sea un poco introductorio.
    He oído maravillas de esa saga, creo que por parte de Elwen... y yo creo que cuando tenga tiempo, lo leere.
    Un besote
    Bea

    ResponderEliminar
  11. Pues casi que merece la pena empezar la trilogía por la mitad, no? ;o)
    Me gusta eso de las sorpresas y el ritmo trepidante y las muertes de buenos. Promete.
    Besotes lunáticos.

    ResponderEliminar
  12. @Kashila Cada persona crea un blog porque quiere, no hace falta hacer ni leer un mínimo de nada. Tiene que salirte de dentro. Los IMM tampoco son obligatorios, cada uno lleva su blog como siente y eso es lo que los hace tan especiales :)

    @Oly Veo tu Ja y me lo como con patatas *lalala* xDD

    @ketne espero en los días venideros poder leer el tercero y así marujearemos :3

    ResponderEliminar
  13. Muero de rabia porque a mi pais no llegan ¬¬

    besis!

    ResponderEliminar

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails
ir arriba