Reseña: Viaje al centro de la Tierra de Julio Verne

miércoles, 11 de julio de 2012

Viaje al centro de la Tierra de Julio Verne

El profesor Lidenbrock, que une a su condición de verdadero sabio una terquedad sin límites, descifra un viejo pergamino devolviendo pacientemente su sentido a los incomprensibles signos que en él se contienen.
¡Extraordinarios peligros de la lectura! El descifrado de aquel texto arrastrará inevitablemente al propio Lidenbrok, a su joven sobrino Axel y al valeroso cazador Hans Bjelke hasta el mismísimo centro de la Tierra, poblado de animales antediluvianos, tempestades terribles y otros riesgos sin mayor importancia.



Libro únicoDatos adicionales:
Ya a la venta
Editorial Valdemar
ISBN: 9788477027003
384 págs
10 €



Lidenbrock es un profesor de mineralogía (sólo con esto ya me ha conquistado :P) que un día encuentra un libro, pero no un libro cualquiera, no:

¿A qué meter tanta bulla por un viejo volumen en cuarto, cuyo lomo y cubiertas me parecieron de un mal becerro y de cuyas hojas amarillentas colgaban cintas descoloridas?

Pues aunque no lo parezca, ese mustio ejemplar será el inicio de un viaje como nunca ha visto el hombre antes: un viaje al centro de la Tierra. El libro es el Heims Kringla escrito por Snorre Turleson, en el siglo XII, está escrito en rúnico y después de darle muchas vueltas a la cabeza, lo descifran y Lidenbrock decide seguir sus pasos para encontrar el mismísimo centro del planeta, eso sí, arrastrando a su sobrino Axel con él.

Aquí empiezan unos pocos meses de viajes incómodos en barco de vapor, expediciones a un fin del mundo conocido como Islandia, ascensos y descensos y, como no, supervivencia en condiciones extremas.

Como siempre, la forma de narrar de Julio Verne es bastante particular. Se detiene en detalles que seguramente otros autores pasarían por alto pero que en esta ocasión me han parecido una friki-delicia. Pensemos que van a estar paseándose por cuevas y grutas durante gran parte del libro... = geología a tope. Reconozco que no es que sea científicamente correcto, pero me ha hecho mucha gracia ver algunas descripciones de rocas, las interpretaciones de Lidenbrock al respecto, sus idas y venidas, las formaciones... Un cojunto muy interesante.


También el hecho de que el profesor de clases de mineralogía es algo que me ha encantado, porque dentro de las especializaciones de la carrera, esa es la mía :P

Y sabido es que en mineralogía hay denominaciones semigriegas y semilatinas difíciles de pronunciar, nombres rudos que desollarían los labios de un poeta. Estoy muy lejos de hablar mal de esta ciencia. Pero delante de las cristalizaciones romboédricas, de las resinas retinasfaltas, de las gelenitas, de las fangasitas, de los molibdatos de plomo, de los tungstatos de manganeso o alabandina y de los titoniatios de circona, permitido está a la lengua más suelta equivocarse y tropezar. 

Obviamente no tenéis que buscar verdad en estas palabras ni en otras muchas que aparecen porque aquí ya entra en juego el desconocimiento de la época en la que fue escrita la novela y también la imaginación del autor. Este es uno de libros de Verne que leí cuando era muy joven pero claro, ahora veo las cosas desde otro punto de vista y lo dicho, he disfrutado como una enana con este tema.

Pasando a lo que sería la acción, a los personajes que se embarcan en semejante expedición les pasan mil y una cosas, y ninguna buena. Desde la ausencia o excesiva presencia de agua, pasando por animales que no deberían estar donde están, esqueletos varios, paredes supuestamente infranqueables, situaciones que harían poner pies en polvorosa a más de uno... De todo y más.

Teniendo en cuenta las diferentes teorías que hemos tenido siempre sobre la Tierra y su interior/exterior, Julio Verne demuestra tener una desbordante imaginación que hará las delicias de los más aventureros, sean jóvenes o no.

Y para terminar os voy a dejar con una frase que me hizo soltar una buena carcajada en cuanto la leí.

- Pero...
- Basta. Cuando la ciencia ha hablado, tu deber es callar. 






Primeras líneas:

Un domingo, el 24 de mayo de 1863, mi tío, el profesor Lidenbrock, volvió precipitadamente a su modesta casa, número 19, de Königstrasse, una de las calles más viejas del distrito de Hamburgo. 
La buena Marta creyó sin duda que aquel día se había retrasado mucho en sus funciones culinarias, pues apenas empezaba a hervir el puchero en el hornillo. 


26 comentarios:

  1. Creo que me han gustado todas las pelis que han hecho de este libro xDDD Pero leerlo no lo he leído (bueno, en cómic sí, hace mil años o asi... :P)
    Así que eres "piedróloga" ¿eh? xDDDD

    ResponderEliminar
  2. Yo lo lei hace bastante años, y aunque me resulto entrenido, tendria que releerlo con una vision mas adulta. Verne y yo no tenemos demasiado feeling, y las peliculas que han hecho de este en concreto no me han gustado demasiado. Entiendo que como es tu campo, te habra resultado mas interesante de lo que fue para mi. Besos

    ResponderEliminar
  3. Lo tengo pendiente de lectura y supongo que este verano me pondré con él :)
    La frase me ha encantado jaja.
    Un beso!

    ResponderEliminar
  4. Este es quizá el libro de Julio Verne que más me apetece leer, ni siquiera he visto nunca le película. ¡Un beso!

    ResponderEliminar
  5. @Arila La última peli que sacaron (la que era 3D) se parece a este libro como un huevo a una castaña xDDDD hay cosas en común pero vamos, alejadísimo de la novela original

    ResponderEliminar
  6. Esta novela de Verne no la he leído. He visto las adaptaciones cinematográficas y ninguna me gustó, quizá por eso, aún lo tengo pendiente de leer... Tendré que subsanarlo :D

    ResponderEliminar
  7. No sabes la nostalgia que me ha dado leer tu reseña. Este es sin duda uno de los libros de mi infancia, de hecho, lo leí bastantes veces siendo pequeño. Algún día lo releeré ^^

    ResponderEliminar
  8. Estoy entre leerme este libro o el de "20.000 leguas de viaje submarino". :)
    Yo de Verne solo he leído La vuelta al mundo en 80 días".

    Besos! ^^

    ResponderEliminar
  9. Beleth, tengo muchísimas ganas de leer este libro.. Es más, las vengo arrastrando desde que soy muy pequeña. Yo de Julio Verne sólo he leído "La esfinge de los hielos", que me lo dejaron un año por reyes mis padres. Te imaginarás como está ya, pero yo lo conservo con mucho cariño.
    Este verano pienso releerlo, y a ver si consigo este y lo leo también, que estoy empezando a leer todo lo que tengo por aquí y atrasado.
    Un beso
    Bea

    ResponderEliminar
  10. La verdad es que nunca me ha llamado la atención especialmente .-.

    ResponderEliminar
  11. Me encantó este libro *o* aunque la verdad, no me acuerdo de nada... xD

    Buena reseña :3

    ResponderEliminar
  12. Vas a hacer que finalmente rescate los libros que tengo de Julio Verne por el fondo de mi estantería... Que me dejas siempre con ganitas.
    Besotes!!!

    ResponderEliminar
  13. Julio Verne es uno de mis eternos pendientes. Creo que no he empezado su obra porque nunca me he sentido demasiado atraído por ella. Pero de todos modos tengo pensado leerlo algún día.
    Saludos

    ResponderEliminar
  14. Este es el único libro que me he leído de Verne y me pareció un auténtico co*azo (con perdón xD). Se me hizo muy duro, muy cuesta arriba, no me entretuvo nada... y lo único que recuerdo así en detalle es la cantidad de veces que se repite la palabra "antediluviano".

    Igual lo cogí joven, no lo sé, es posible, pero desde aquella no me he reconciliado con Verne... xD

    ResponderEliminar
  15. Desde hace rato le tengo gana a este libro, aunque no he escuchado buenas criticas, me sigue llamando la atancion!

    Muy buena recomendación
    Feliz Vida
    Besos

    ResponderEliminar
  16. Desde hace rato le tengo gana a este libro, aunque no he escuchado buenas criticas, me sigue llamando la atancion!

    Muy buena recomendación
    Feliz Vida
    Besos

    ResponderEliminar
  17. Nunca me he animado a leer a Julio Verne, pero siempre he tenido esa espinita.... Tu reseña ha hecho que esté deseando que abran la biblioteca para encontrar un ejemplar <333

    Además, hay cada edición más bonita.... Eso siempre llama la atención :)

    ¡Un beso, Beleth!

    ResponderEliminar
  18. Me encanta Verne, es de los autores que recuerdo con una sonrisa y releo de vez en cuando porque me iniciaron a leer.
    Besos

    ResponderEliminar
  19. Siempre me ha llamado la atención pero nunca lo he leído. Haber si me decido pronto :3
    Gracias por la reseña!
    Besitos<3

    ResponderEliminar
  20. Siempre lo quise leer, por en mi biblioteca no lo tienen, espero algun dia poder comprarlo :)

    Besos!

    ResponderEliminar
  21. Al parecer me estoy perdiendo de una gran historia. Tengo el libro en mi estantería y no lo he leído, ¿te lo crees?

    ResponderEliminar
  22. Tengo que leer en un futuro proximo!

    ResponderEliminar
  23. Este me lo leí al menos tres veces en mis años mocetes, jajaja. Y he visto dos o tres versiones en película. Ainss qué recuerdos, no si al final rebuscaré entre mis cajas en el desván hasta encontrarlo para releerla, si ya lo estoy viendo, jajaja.
    Un besote guapi!!

    ResponderEliminar
  24. Yo tengo muy buen recuerdo de las obras de Verne, lo leí de pequeña y me encantaron! En especial, 20.000 leguas de viaje submarino *__* ésta también me gustó mucho!

    ResponderEliminar
  25. Por este libro, descubrí a uno de mis autores favoritos... ¡Simplemente genial!

    ResponderEliminar
  26. Me encantaría leerlo ^^ Gracias por la reseña ;)

    besitos<3

    ResponderEliminar

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails
ir arriba