Reseña: Crónicas de Wildwood de Colin Meloy

viernes, 7 de diciembre de 2012

Crónicas de Wildwood de Colin Meloy

Hay lugares en el mundo completamente deshabitados. Quizá son muy fríos, tienen demasiados árboles o se trata de montañas escarpadas. Sea cual sea la razón, nadie ha pensado nunca en construir allí una carretera, una casa, una ciudad.
En las afueras de la ciudad de Prue McKeel hay uno de esos lugares. Todos lo llaman «Territorio Impenetrable» y nadie ha intentado adentrarse en él. O, más bien, nadie ha vuelto para contarlo. Pero, cuando una bandada de cuervos secuestra a su hermano y lo lleva volando hacia el desconocido territorio, Prue penetrará en él sin vacilar.
Y así comienza la inolvidable aventura que lleva a Prue y a su amigo Curtis al corazón de un bosque salvaje y olvidado que esconde un mundo secreto habitado por criaturas mágicas en pie de guerra: animales parlantes, sabios místicos y terribles personajes de oscuras intenciones. Lo que parecía ser una misión de rescate se convierte en una batalla épica por liberar esta maravillosa tierra encantada.


Libro único Datos adicionales:
Ya a la venta
Editorial Alfaguara
ISBN: 9788420402413
568 págs
16,95 €


La reseña de hoy vuelve a estar dividida en dos partes, primero os expondré como buenamente pueda lo que me ha hecho sentir este libro y después pondré un montón de fotografías del interior para que os quedéis babeando para que podáis ver lo bonita que es la edición. Como anécdota curiosa de mi lectura, cuando empecé y vi que salían coyotes uniformados y parlanchines no pude evitar pensar en Olvidados de Micahel Grant y cundió el pánico, menos mal que luego no se parecían en nada.

Primero empecemos por el libro. ¿De qué trata Crónicas de Wildwood? Como su propio nombre indica son unas crónicas de ciertos acontecimientos que tienen lugar en Wildwood,  Tierra salvaje, cuyo desencadenante ha sido un secuestro aéreo. La joven y tierna Prue está paseando a su hermano pequeño, un bebé que apenas puede pronunciar palabra, cuando de pronto parece un auténtico ejercito de cuervos y se lo lleva volando. Reconozco que no es lo más habitual que espera encontrarse uno en un parque... pero this is Wildwood, señores. A partir de ese momento Prue inicia una autética misión de rescate sin saber muy bien donde se está metiendo. Magia, peleas entre distintos bandos y venganzas servidas muy frías, cuervos, zorros trajeados, bandidos, hiedras muy venenosas, ratas parlanchinas, búhos que son reyes, reyes que son búhos y, como no, tenemos una auténtica mala-malísima-malignosa, de las que están cortadas con el mismo patrón que la madrastra de Blancanieves, la de Cenicienta o la terrible Maléfica. 

Hay muchas cosas que me han dejado encantada con este libro, pero por desgracia todas no. Como ventaja y pega, Crónicas de Wildwood es un libro pensado para disfrutarlo sin pararse a pensar mucho en sus orígenes. La magia está ahí, los zorros van vestidos y forman ejércitos, los búhos reinan... pero hasta ahí llegan las explicaciones. Hace falta recuperar ese niño interior que todos llevamos dentro y no tratar de buscar cosas donde no las hay, es más que necesario dar un pequeño salto de fe. Como iba diciendo, esto puede ser un punto muy positivo puesto que no te paras ni a pensar en el porqué de las cosas, o uno muy negativo cuando te encuentras cosas que no te encajan. Por poner un ejemplo que solo aquellos que lo hayan leído entenderán, los místicos. Me parece un magnífico recurso pero las explicaciones del final se han debido escurrir de la página. Se pueden aceptar algunas cosas...pero siempre dentro de un límite coherente. 

Volviendo al tema de la magia. En ciertos aspectos me recodó mucho a La niña que recorrió Tierra fantástica en un barco hecho por ella misma, las situaciones a las que se van enfrentando los distintos protagonistas son divertidas y peligrosas al mismo tiempo y consiguen entretener bastante al lector. Eso sí, también reconozco que algunos pasajes son más densos e irrelevantes que otros y quizá se hayan pasado alargando unos pocos fragmentos en exceso. En cuanto a narración, en tercera persona, podemos ir viendo distintos lugares para no perderle la pista a ningún personaje. Me ha parecido todo un acierto optar por este tipo de punto de vista ya que de cualquier otra forma nos hubiéramos perdido gran parte de la acción.

Personajes. Uff, hay un trillón. Prue es muy joven y muchas de sus reacciones se le pueden perdonar, es alegre, decidida y perseverante, aunque no hacen más que aparecer obstáculos en su camino, no ceja en su empeño de salvar a su hermano, ni siquiera cuando descubre toda la verdad.

- Prue McKeel, niña humana - leyó en un tono automático - . De Port-Land, el Exterior. Origen desconocido. Encontrada por un cartero en Tierra Salvaje, área 12 A, Pista Larga. Supuestamente en problemas. Se queja de la pérdida de su hermano, Mac (...). Sospechosos: cuervos y coyotes respetablemente. ¿Respetablemente?
- Respectivamente, señor. 

Sus padres, bueno... es otro cantar. Aparecen poco y cuando aparecen son los típicos personajes que no sabes qué demonios pintan ahí (por no hablar de otros padres que aparecen... ¿Hola? vaya forma más chapucera de atar cabos). Por lo demás, todas las criaturas de Wildwood que vamos conociendo son cada una más excéntrica que la anterior y como ya he dicho, la mala es realmente mala y sus motivos tiene. Hay algún tono de gris por el camino, pero casi todo lo que os vais a encontrar es blanco o negro, bueno o malo. Puestos a destacar alguno de los personajes más extraños, Brendan e Iphigenia han sido mis favoritos, junto al pobre cartero, que aparece poco pero me hizo mucha gracia.

Situaciones extrañas como la de la cita que tenéis más arriba vais a poder encontrar también en grandísimas cantidades y es precisamente una de las cosas más bonitas con las que me he encontrado. Ya no solo el aire mágico que tiene todo y la chispa de muchos de los habitantes de Tierra Salvaje y alrededores, si no la curiosa forma en que está contado.

En Crónicas de Wildwood os vais a poder encontrar una aventura en toda regla. Si os dejáis llevar por Prue y sus amigos y os atrevéis a superar las durísimas pruebas que les aguardan, descubriréis que, por muy mal que vayan las cosas y por muy pequeño que seas, el bien puede llegar a triunfar sobre el mal.



Dicho todo esto, pasemos a la edición. Esa perfecta y monosa y achuchable edición. Una de las primeras cosas que notaréis si habéis tenido un ejemplar del libro en las manos es que las páginas no están guillotinadas de manera uniforme. A mi, más que nada para el sentido de la vista, me parece una preciosidad pero a la hora de leer es un incordio. Se me iban las páginas de acá para allá, a la hora de pasar página casi tenia que separarlas con la uña... Lo dicho, muy bonito pero muy poco útil.

Más cosas. Ahora podréis ver que está muy bien ilustrado y me ha recordado mucho a mi maravillosa edición de los Cuentos completos de los Hermanos Grimm. Los dibujos no están ahí en los márgenes sin más, interactúan con el texto, lo guían y acompañan, forman parte de la propia trama. Me encanta. 

Además de los dibujos en blanco y negro, tanto pequeños como de página entera, que hay, hay una serie de ilustraciones a todo color. Son muy bonitas, eso no os lo voy a negar, pero está intercaladas en el texto con la oreja izquierda. Normalmente aparecen a las mil páginas de que haya sucedido eso... y queda un poquito raro. Imagino que eso ya tendrá que ver con la maquetación, encuadernación y requerimientos varios de los cuadernillos, pero eso no evita que uno se ponga a pensar en por qué te están enseñando algo que ha pasado hace 20 páginas.

Junto al resto de ilustraciones, aparece en varias ocasiones un mapa. Reconozco que el que más he usado es el que podéis ver en azul, más que nada porque es el más accesible de todos y así te evitas tener que ir mirando entre las páginas, aunque aparecen otros de zonas más pequeñas que están bastante más completos.

Y como ya estaréis cansados de leerme... ¡Pasemos a las fotos! (igual me he pasado un poco con las fotos, pero es que la edición es muy bonita~)


12 comentarios:

  1. He estado a punto de pillar este libro, que mala pinta no tiene, pero me decanté por otro bastante diferente. Puede que lo adquiera más adelante viendo tu valoración :)

    ResponderEliminar
  2. Pero como te gusta hacer sufrir a la gente por dios... xDDDDD
    Siempre me dejas babeando con las reseñas que haces, pero las fotos ha sido ya mi muerte!! No me puedes hacer eso, que no tengo dinero para comprar librooooooooooooos :'(
    Mala persona >.< jajajaj

    Besitoooooooooooooooos

    ResponderEliminar
  3. Pues sí que es bonito el libro!!! :O Lo malo es que la historia no me dice nada... :/ Me ha sonado a los animalitos parlanchines y organizados de Orwell pero para niños xDDD
    Pero la edición y las ilustraciones me gustan mucho. Si alguna vez lo compro será para decorar xD

    ResponderEliminar
  4. Pues no pinta mal pero no creo que me haga con él ya que ni fu ni fa xDDDD. Prefiero leer lo que tengo acumulado y lo de las hojas no uniformes no me mola nada que me parece raro D:. Gracias por la reseña guapa. ¡Un besoteeeeeee!

    ResponderEliminar
  5. Lo vi el otro día en la librería y estuve a punto de cogerlo, pero tengo otros en la lista que me gustan más. El diseño es precioso, es lo que más me gustó. No lo descarto.
    Besos.

    ResponderEliminar
  6. ¡Qué monosidad de edición! La hsitoria parece un poco infantil, pero no tiene por qué no ser entretenida ^^

    Ahora me parece fatal lo de como están cortadas las hojas, seguro que se doblan todas :(

    Muak

    ResponderEliminar
  7. Probqablemente me llama más la edición que no el libro, pero es tan sumamente preciosa que sé que necesito leerla xD

    ResponderEliminar
  8. No pasa nada,si hay que tener fe se tiene y a correr.
    Me asusté un rato cuando me llegó a casa por lo que comentas del corte de las hojas, que dice ¡ME LO HAN ROTO!xD Pero ya me doy cuenta de que no, aún así coincido contigo en que es algo incómodo, pero quedan monos *-*
    Cuando acabe Momo, leeré algo entre medias y volveré con este, que le tengo ganillas^^
    Un besote!

    ResponderEliminar
  9. Yo le tengo echado el ojo a la versión en inglés precisamente porque no tiene las páginas guillotinadas, a mí no me gustan xD Quitando eso la edición es una monada! Yo soy muy niña con los cuentos, seguro me gusta... Ahora más que nada lo quiero porque viví en una ciudad que se llamaba Wildwood y me hace demasiada gracia, soy así de rara jajaja!
    Un beso =)

    ResponderEliminar
  10. Bueno qué monada!!!
    Perfecto para regalar en esta época =)

    Besotes

    ResponderEliminar
  11. Me gustaría probarlo ;) Gracias por la reseña ^^

    besitos<3

    ResponderEliminar
  12. Que bonita edicion, pero pues, lo de las hojas guillotinadas no me gusta mucho la verdad xD

    ResponderEliminar

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails
ir arriba