Crónicas de Melbourne (7) - Sydney

domingo, 26 de julio de 2015

¡Hola a todos!

Espero que lo estéis pasando bien con las distintas fotografías del concurso Dónde está Eaty, os recuerdo que hay un montón de premios en juego así que un poco de esfuerzo merece la pena ;)

Siguiendo con las entradas de turismo australiano (primera parte, segunda parte) hoy os traigo un mini reportaje de mi paso por Sydney. Con más de 4 millones de habitantes, es la ciudad más poblada de Australia, pero que nadie se confuda, no es la capital de país, la capital es Canberra. Tuve el placer de poder estar varios días en la ciudad y como no paré ni un solo segundo, además de terminar cansadísima todos los días, pude ver todo lo que hay ver, incluso tuve tiempo para cosas extra. Por desgracia no tuve mucha suerte con el tiempo, ya que dos de los días no paró de llover en toda la mañana (y otro de los días vi un montón de nieve....con carreteras cortadas y todo), pero aun así Sydney es una ciudad que ofrece actividades para cualquier condición climática.

Quería intentar hacer la crónica por días pero como varias cosas las fui mezclando sobre la marcha, voy a separar las fotografías un poco por zonas. El resultado será parecido pero al menos quedará algo más organizado. 

De las muchas cosas que se pueden hacer en Sydney, yo empecé subiendo a la Tower Eye, edificio más alto de la ciudad con unos 270 metros. Las vistas de la bahía son muy bonitas aunque, eso sí, hay varios edificios que tapan la ópera así que más de uno seguro que se lleva un chasco si solo quiere ver eso. Además de ver la ciudad desde la parte más alta a través de unas cristaleras, también está la opción de salir fuera enganchado a unos raíles, cosa que no hice porque la verdad...lo veía un poco absurdo, que las vistas son las mismas, metro arriba metro abajo.


Una de las zonas de visita imprescindible es Darling Harbour, donde además de haber distintas zonas comerciales, una noria y varios centros de los que hablaré más tarde, está el Chinese garden of friendship. Aunque no es muy grande, merece la pena entrar y dar un paseo entre los distintos edificios, lagos y cascadas que hay. El contraste resulta bastante curioso ya que el parque está rodeado de rascacielos que pueden verse casi detrás de cualquier árbol. 

De los muchos barrios que tiene Sydney, uno de los más famosos es The rocks, que es también el más antiguo de la ciudad. En esta zona abundan las calles con adoquines, edificios más bajos, y lo interesante es ir callejeando y descubriendo las distintas tiendas, mercados y curiosidades que hay. Las vistas desde los puntos más altos también son impresionantes. Otros puntos turísticos de la ciudad son el Australian Museum (bastante cutre desde mi punto de vista) donde están las colecciones de minerales, dinosaurios y demás; la catedral de St Mary; el ayuntamiento y un montón de parques y zonas verdes. Concretamente, desde uno de los extremos del Jardín Botánico hay unas vistas preciosas de la ópera y del puente.


Ya tardaban en aparecer mencionados los dos elementos más icónicos de la ciudad, el puente, los locales lo conocen como el Sydney Harbour Bridge, y la ópera. El puente se puede atravesar andando de punta a punta, y cuesta un buen rato además, pero también se puede cruzar en tren o autobús fácilmente. Uno de los pilones de granito se puede visitar por dentro, y cuenta con unas escaleras que dan acceso a unas vistas de la bahía impresionantes. Otra opción, si no os importa gastar dinero a mansalva, es subir al puente a través de la estructura metálica atado con unas cuerdas (no vaya a ser que tengamos una desgracia si hay viento). Vi unos cuantos grupos de gente en la cima de puente en distintos momentos del día, pero con las lluvias y demás no sé hasta qué punto les mereció la pena.... Cada uno con sus locuras.


Y ahora pasemos a la ópera de Sydney, imagen que casi todo el mundo asocia con esta ciudad. El edificio como tal es espectacular, tanto de lejos como de cerca. En cada momento del día, según la luz, se ve de una forma diferente, y con algo de suerte hasta se llega a ver la sombra del puente reflejada en la ópera. Uno de mis caprichos fue no solo visitar la ópera por dentro, hay visitas guiadas de 1 hora que te llevan por las distintas salas mientras te van explicando cómo se construyó, también quise llevar al máximo la experiencia, así que me compré una entrada para ver La traviata, ópera de Verdi que se representaba en esos días. Expectacular.


Como no podía ser de otra manera, también fui a todos los sitios donde había animales. El lugar más conocido es seguramente el Taronga Zoo, al que se suele acceder en barco desde el centro de la ciudad. Cualquier paseo en barco cuenta con unas vistas impresionantes de la bahía, de la ópera, del puente, de otros barcos, etc, así que a pesar de que a veces se mueven bastante....merece la pena. Otro de los lugares que visité es el Wildlife park, situado en Darling Harbour, y también el acuario. Realmente ninguno de estos dos lugares merece mucho la pena, son muy pequeños y los animales están bastante apiñados, pero al menos en el primer lugar pude hablar con los cuidadodes de algunos de los animales y fue una experiencia entretenida. El último sitio al que fui, aunque no lo tenía previsto en un principio, fue al Featherdale Wildlife Park. Allí pude hacerme fotos con varios koalas, tocarlos, dar de comer canguros... vamos, "lo de siempre". También tenían distintos tipos de murciélagos locales, animales que ya sabéis que adoro, así que en general fue muy adorable. De todos los sitios de animales que vi, fue sin duda el que más me gustó y donde mejor cuidados estaban los animales.



Ahora vamos a pasar a la actividad al aire libre que más me gustó de todas las cosas que hice en Sydney, a pesar de que fue una auténtica paliza, el Coastalk walk, un paseo que va de las playas de Bondi (pronunciado Bondai) a Coogee (pronunciado Kují). En total son poco más de 6 kilómetros, que así a primera vista no es tanto, el problema es que no es precisamente un camino muy llano, hay cuestas, escaleras que suben, escaleras que bajan, y aunque es imposible no ir parando cada veinte metros para hacer una foto, cuando llegué al final casi aplaudo. Además de ver playas, rocas, agua salpicando por todas partes y gaviotas de mil tipos, pude ver delfines jugando con las olas, un montón de surfistas con más o menos gracia y lo dicho, me encantó. Seguro que en verano es mil veces mejor, pero en invierno también se puede hacer perfectamente.


Ya llegamos a la última parte de la entrada y a una de las actividades que hice el último día que estuve en la zona. Ya sabéis que intento ver siempre alguna cosa que no sea siempre puro y duro asfalto, y en esta ocasión me escapé a las Blue Mountains, un parque nacional que está bastante cerca de Sydney. Lo más famoso de parque es una formación rocosa llamada Las tres hermanas, con leyenda propia, pero lo espectacular son las vistas de los bosques. Hay varios paseos que van recorriendo estos bosques, yo hice uno de ellos, y como además iba casi sola fue una experiencia magnífica. 


Hasta aquí ha llegado la crónica de mi escapada a Sydney, espero que os haya gustado y que tengáis la oportunidad de ir alguna vez.  Como nota final diré que existe una cierta rivalidad entre Melbourne y Sydney (y cuenta la leyenda que por eso la capital es una tercera ciudad, para evitar jaleos xD) pero puestos a elegir, no sé si es porque la conozco mejor, pero me gusta un poco más Melbourne.

¡Nos vemos!


5 comentarios:

  1. Con cada entrada que haces, más quiero ir *___*
    Gracias por las entradas
    Besos

    ResponderEliminar
  2. ¡¡Me encanta!! *-*
    Con cada entrada que publicas de Melbourne siento que viajo contigo.
    Espero ir algún día :P
    Besoos infinitos~!

    ResponderEliminar
  3. Que increíbles las fotos la verdad, se nota que aprovechaste al máximo la estadía. Me quedo con ver La traviata en la ópera ♥
    Que sigas disfrutando
    PD: queremos más fotos de animales cuchis en Instagram jajaja

    ResponderEliminar
  4. La verdad es que despues de leer las cosas que nos cuentas me dan muchas ganas de ir. Tiene que ser precioso aquello.

    Saludos

    ResponderEliminar
  5. Me encantan tus crónicas, siempre está bien conocer otros lugares. La verdad es que Australia me está dando un gustillo, ahora me apetece ir. Parece que todo el mundo me habla ahora sobre el país y yo aquí de brazos cruzados. ¡Qué ganas de viajar!

    ResponderEliminar

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails
ir arriba