Reflexiones de un Eaty (15): Esas polémicas traducciones

viernes, 18 de septiembre de 2015

¡Hola a todos!

Aunque tenía aparcadas un poco estas reflexiones, gracias a un email de una editorial que me llegó hace unos días he decidido rescatarlas.  Así que concretamente hoy quiero hablaros de las traducciones, o más concretamente de las diferencias entre los libros publicados en España y los publicados en países Latinoamericanos. Aviso que va a ser una entrada un poco más larga de lo habitual ya que quiero explicarme bien para que nadie se me tire a la cabeza.

Como es de esperar, cuando uno empieza un libro de un autor de un país de latinoamérica no espera que los términos y vocabulario empleado sean otros que los de su propio país. A nadie le parece raro que aparezcan palabras como boludo, chévere, huevón, donde se use vos en vez de , etc, en cada país se habla distinto, cada autor es de un país y es coherente que use el español al que está acostumbrado y no otro. Os pongo un ejemplo de uno de los últimos libros que empecé a leer, de escritor argentino, donde se puede apreciar perfectamente lo que os estoy diciendo.

- No te menosprecies - susurré -. Sos una mina fenómena. 
(...)
- Perdoname, no quise comprometerte. ¡Pero el boludo ese me...!
- No es nada - dijo Lidia -. Es un plomo, ya lo sé. 
Un jamón calibre 45, Carlos Salem

Como digo, nadie en su sano juicio espera que estos libros sean adaptados al español de España, sería una tontería y perderían parte de su encanto. Eso sí, cuando hablamos ya de traducciones de libros publicados en otros idiomas (francés, inglés, alemán...) la cosa cambia, y bastante. Como lectora, yo cuando compro un libro estoy pagando por un trabajo y, como todo buen hijo de vecino, quiero que ese trabajo esté bien hecho. No quiero traducciones literales de frases, no quiero anglicismos raros, no quiero expresiones barriobajeras que no vengan a cuento, no quiero que al libro le falten páginas, no quiero que se caiga a trozos cuando lo abra, no quiero que se ponga amarillo a los tres días de estar en casa, etc. Lo dicho, quiero un trabajo bien hecho. Y para mí esto implica que en España, los libros se traducen al español, no al méxicano, ni al argentino, ni al chileno. Y si se da el caso de que en un libro hay términos así, tengo todo el derecho del mundo a expresar mi opinión sobre el tema.

Ya sé que ahora muchos, especialmente los residentes en países de Latinoamérica, estaréis pensando... "Pero es que en nuestros países solo llegan traducciones procedentes de España, que están en español, y eso no me gusta". Y os doy toda la razón, porque eso sigue siendo trabajo mal hecho. Con el mero fin de ahorrar costes, porque eso no tiene otro nombre, la gran mayoría de las editoriales se basan solo y únicamente en una traducción, que por desgracia para los latinoamericanos, suele ser la española. Y eso en España funciona pero fuera no, por lo que tiene todo el sentido del mundo que os quejéis. Volvemos a lo de antes, estáis pagando por un trabajo que está mal hecho. Igual que en España no suele gustar leer expresiones de otros países, allí imagino que tampoco gustará leer cosas como ni de coña, eres la leche, qué pasa tronco, qué guay, etc (es posible que alguna de estas expresiones incluso se usen en algún país más, pero vamos, las estoy empleando solo como ejemplo). Por lo tanto, las quejas van en ambos sentidos y ambas partes tienen razón. Tampoco termino de aceptar las frases tipo "pero si nosotros nos tenemos que comer vuestras traducciones, por una vez que sea al revés no tenéis derecho a quejaros", porque volvemos a lo mismo, alguien está pagando por un trabajo que está mal hecho. Es como si compras una silla y te la venden coja. Está mal, y está mal para todos. Está claro que puede ser un mal menor o mayor según la persona, pero es un mal al fin y al cabo. El problema está en las editoriales que, por tener más beneficios, deciden hacer cosas tan fantásticas como no adaptar sus libros según su público. Algún día llegaremos al punto en el que nos venderán los libros atados con una gomilla solo por ahorrarse los costes de la encuadernación y pagaremos tan felices.

Desde mi punto de vista adaptar una traducción no puede costar tanto esfuerzo como para no invertir una mínima parte del presupuesto, y con eso haces que todos los lectores estén contentos y satisfechos, todo son ventajas y todos quedan bien. Efectivamente supone hacer tiradas distintas, pero igual que la diferencia de coste por libro de hacerlo en tapa dura o en tapa blanda es ridícula, aquí pasará algo parecido. Pocas editoriales se arriesgan a hacer distintas traducciones, pero son las únicas que están realmente haciendo el trabajo por el que la gente les está pagando. 

Y sin ir más lejos, voy a poneros otro ejemplo muy famoso, para que veáis que el castellano no es el único idioma con este tipo de problemas. Los libros de Harry Potter están publicados en dos tipos de inglés, el americano y el británico. Si nos ponemos realistas, no existen tantas diferencias entre los tipos de inglés como entre los mil y un tipos de castellano, pero aun así han hecho dos ediciones diferentes. Hay palabras cuya ortografía cambia, palabras que cambian por completo, etc, pero las diferencias al final son mínimas. 


Yo estoy acostumbrada a moverme en un mundo donde el inglés es la lengua universal y en algunos lugares te exigen directamente que uses un inglés u otro dependiendo de su público objetivo (sin ir más lejos tenemos realize y realise, son tonterías pero uno es inglés americano y el otro inglés británico), la misma regla deberían aplicarse las editoriales, que a veces cuesta más hacer un trabajo mal que hacerlo bien

Personalmente yo cuando pago por un libro en español quiero que esté en español de España, tengo muchos amigos y compañeros de trabajo que son de países de Latinoamérica, y no tengo problema alguno en entender expresiones de lo más variopintas, pero eso no implica que me guste ver que un personaje supuestamente nacido y críado en Estados Unidos hable en, no sé, argentino, por decir algo. No me cuadra y me saca de la historia. Igual que no quiero que un personaje nacido en Argentina hable como si fuera un sevillano, la misma tontería me parece una cosa que la otra, y por desgracia pasan las dos cosas.

Y ahora quiero saber un poco qué pensáis de este tema. ¿Creéis que por que las editoriales quieran ahorrar costes todos salimos perdiendo? ¿Estariáis dispuestos a pagar por una silla coja? O por el contrario... ¿Os da igual leer un libro con una traducción o con otra?

31 comentarios:

  1. Bueno, es algo que me he planteado yo misma muchas veces. Soy de Argentina y aquí la mayoría de libros viene de España, así que es el famoso "tómalo a¿o déjalo". Al principio me chirriaban los dientes, me ponía los pelos de punta leer el "os voy a contar" como ejemplo, pero ya me he acostumbrado. Como dice el dicho, el hombre es un animal de costumbres. Y créanlo o no, me apetece más leer un libro en neutro que en argentino. Parecería ridículo, peor no soporto el voseo y el "che, boluda" en los libros. Me parece chabacano, imagino que si a mí que hablo así me molesta, ni pensar en gente de otros países. Sí, escucharnos hablar para ustedes puede ser divertido" peor no es lo mismo que leerse un libro. Así que de preferencias, prefiero el neutro para leer. Y, si no queda otra, me apaño con el español de España.
    Así que como ves, parezco una paria en mi propio país, pero ni Borges escribía como se habla acá, jajajaja Por algo será, ¿verdad?

    ResponderEliminar
  2. Hola, Beleth.

    Pues concuerdo en un 10000000% contigo, yo soy de México y trabajo como colaborador y dictaminador en varias editoriales de mi país, la cuestión de las traducciones siempre ha sido un problema, en lo personal tengo una postura parecida a la tuya, yo estoy acostumbrado casi en mi totalidad a leer libros con traducciones que vienen directo de España o en su defecto, leerlos en el idioma original, ya sea inglés y en ocasiones en Francés jeje, y ya estoy tan acostumbrado a expresiones como "oye tío, está muy chachi, está cachas, coña, hostia, etc." que la verdad ya las doy por descontado a la hora de leer, incluso y siendo franco, me saca mucho más de onda cuando leo algo que está con una traducción al español "Mexicano" por decirlo de alguna manera. En lo persona prefiero un español un poco más neutro (si es que es posible que exista eso en términos de semántica) pero pues sí, mientras que nosotros vemos a los libros como amigos cercanos, medios de transporte a mundos que nos maravillan, la dura verdad es que el arte termina dando frutos a las personas que menos lo aprecian, y esos frutos es nuestro dinero, si una editorial puede sacar 1 euro o 1 peso más de ganancia por libro ahorrándose una nueva traducción, lo harán, porque eso significaría miles de euros o pesos ahorrados al final del tiraje, es una verdadera lástima, y feo en aspecto laboral también porque hacen que los trabajos de traductores también sean escasos, solo por la avaricia y la pereza de no hacer las cosas, otra cuestión como mencionabas de paso son las pastas duras, en México NINGÚN LIBRO por costumbre, se edita en pasta dura, a menos de que venga directamente importado de España, por "economizar" o sea, quedarse con más dinero, jajaja te lo pongo así, yo colecciono a Stephen King y todos y cada uno de mis libros de Plaza & Janés que tengo de él son en pasta blanda :D, los libros que tengo en pasta dura son porque los he importado directo desde España, lamentable, lo sé, pero qué se le va a hacer.

    Creo fervientemente que nosotros deberíamos de hacer que las cosas cambien, en las editoriales las brechas generacionales se notan MUCHÍSIMO! excesivamente, siento que cuando nosotros nos posicionemos y tengamos la oportunidad de hacer algo por todos estos fallos, las cosas mejorarán, y como digo, al menos eso quiero creer...

    EXCELENTE ENTRADA :D

    SALUDOTES DESDE México y desde mi Blog XP <3

    ResponderEliminar
  3. @Gaby Franz Efectivamente usar español neutro sería la solución ideal para todos, tanto para lectores españoles como latinoamericanos, pero por desgracia parece que eso lleve más trabajo y ni se molestan en intentarlo :(

    ResponderEliminar
  4. Hola, siempre me había preguntado si traducían los libros dos veces para que los países de latinoamérica no tengan que leer los libros en español de aquí, porque es muy diferente. Pensaba que sí, me parecía lo más lógico. Yo si tuviera que leer los libros con las traducciones de allá me volvería loca, porque hay expresiones que no me gustan nada y otras que no se entienden. Y seguramente a ellos les pase lo mismo, así que no entiendo por qué se ahorran una pequeña traducción de adaptación. Bueno, sí lo entiendo, por ahorrar como dices tú. Pero no me parece nada bien.
    Saludo :)

    ResponderEliminar
  5. Yo personalmente prefiero los libros traducidos con el español de España, odio empezar un libro y encontrarme que tiene expresiones latinoamericanas, a ver que eso esta bien para esos países pero yo no entiendo nada, quiero que me ofrezcan una obra traducida en la lengua que conozco, que vale en latinoamerica también se habla español, pero ya sabemos que esos países de por allí cada uno tiene sus propias palabra y sus expresiones. Supongo que a un argentino o a un mexicano le molestará también leerse un libro que vaya traducido en español de España.
    Pienso que las editoriales debería de tomar esto en cuenta, no creo que les cueste nada, aunque supongo que pasan de ello para ahorrar costes, o yo que se.
    Un beso

    ResponderEliminar
  6. A mi de entrada no me molesta que un libro esté traducido al mexicano o al argentino (etc). Por ejemplo, hace poco leí un libro de Virginia Woolf traducido creo que era por Cortázar (o Borges?), anyway, tenía expresiones propias de Argentina como por ejemplo llamaba a la acera de la calle vereda y otras cosas. El resto del libro estaba en un español más o menos neutro y se leía de maravilla. No me molesta pues que esté traducido en otro español.

    Ahora bien, un traductor que mezcla españoles, salta del argentino al castellano español según le pega el aire... NO. Pónmelo en uno o en el otro, pero no mezcles porque eso es una mierda pinchada en un palo, eso SÍ es trabajo mal hecho, muy mal hecho. Porque ahí perdemos todos, los de un lado del Atlántico y los del otro.

    No se si es peor que haya un traductor que intente colarnos eso o que la editorial se lo publique. Pero ya está el tema de lo que las editoriales nos cuelan saliéndose de madre, mucho.

    Me indigno.

    un bisín

    ResponderEliminar
  7. @Polly Por desgracia también he leído libros que están en españoles mezclados con la excusa de "intentamos adaptarlo a cada lado" y que les termina saliendo rana. De nuevo, trabajo mal hecho.

    ResponderEliminar
  8. Hola:

    Soy traductora y este también ha sido tema de debate en mi carrera. Lo que llamamos "adaptar la traducción a la zona geográfica" se denomina "localización" y es eso, adaptar el español a la variante regional. No existe como tal "mexicano", "argentino", "castellano", etc. según la RAE, todo ello es español con sus diferentes variantes (igual que el "andaluz" no es un idioma ni dialecto, es una variante del español).

    Estoy totalmente de acuerdo en que las editoriales nos venden un trabajo mal hecho. En otros sectores como los videojuegos (que por desgracia mueve mucho más dinero que el sector editorial) me consta que hacen localizaciones de cada videojuego para que el usuario no sienta esa incomodidad derivada del desconocimiento de ciertas expresiones.

    Ojalá algún día nos hagan caso y dejen de traernos productos poco adecuados al consumidor, que los libros en papel no son precisamente lo que se dice baratos. Gracias por haber abierto el debate :)

    ResponderEliminar
  9. Hola. Al igual que tu, creo que los textos deberían estar adaptados al idioma del país de destino porque sino te sacan de contexto y si no estás familiarizado con un determinado lenguaje, es posible que no acabes de entender su significado. Es como si te pasas toda tu vida leyendo en inglés británico y de repente te lees un libro en dialecto escocés, lo entenderás pero seguramente algunas expresiones se te escaparán. Por no hablar de las traducciones literales, si tienes que pararte a pensar en cómo sería la frase en su idioma original, apaga y vámonos.

    Supondría un aumento de costes para las editoriales, tendrían que dedicar recursos y tiempo que podrían estar destinando a la edición de otro libro, pero al fin de cuentas nosotros pagamos por tener una determinada calidad.

    ResponderEliminar
  10. ¡Muy buena reflexión!
    Estoy totalmente de acuerdo contigo. Para empezar, en ambas partes, usamos frases y palabras totalmente diferentes, y algunas pueden generar confusiones, que en el contexto general se entiende pero puede resultar extraño.
    Si los británicos y los americanos pueden publicar un mismo libro en los dos tipos de inglés, ¿porque nosotros no? sería lo más lógico del mundo, sobretodo por las diferencias que existen en la lengua española en un lado del charco y en el otro, y que creo que son mayores entre el inglés británico y el americano.
    Es un planteamiento que las editoriales deberían pensarselo, saldríamos todos beneficiados pero que económicamente no les interesa. Otra opción sería un español neutro, pero creo que sería un poco complicado esa unificación.
    En cuanto a la hora de leer, no me molesta leer una traducción latinoamericana pero si que me resulta extraña pues no estoy acostumbrada a ella, como si lo sacaran de mi contexto habitual.

    BSS

    ResponderEliminar
  11. Que las editoriales van a querer ahorrarse costes, eso está claro. Seguramente no les parecerá un mal tan grande lo de no adaptar las traducciones o el coste que pueda tener un traductor (que es del 5% si no me equivoco del total del libro, una miseria vamos) es un coste que buscan ahorrarse. No digo que esté de acuerdo o no, solo que no creo que eso cambie mucho. Por desgracia, son la gente de latinoamerica la más afectada, porque como dices muchas de las producciones se traducen aquí.
    Claro, la gente española no lo notamos excepto en pocos casos. Me pasó a mi, por ejemplo, con Ángeles caídos, un libro con muchas expresiones mexicanas.

    Por otro lado, lo de Harry Potter no me parece un ejemplo similar, porque ya es otro nivel. Yo al menos, si fuera americana, me gustaría igualmente leer el libro escrito como se hace originalmente y no estoy segura de que eso se haga al revés (libros americanos "adaptados" al inglés británico). Es como dices tu, si un libro está escrito por un argentino, quiero que lo dejen tal cual y si un libro está escrito por un británico y leo en inglés, me gustaría que lo dejaran como el original.

    ¡Un beso!

    ResponderEliminar
  12. @Beleth Parece que algo están aprendiendo. Florencia Bonelli (autora argentina de novelas románticas) está sacando en España unos libros adaptados a la zona. Creo si mal no recuerdo que es una saga nueva. Ella misma en su página web le pide a los argentinos que NO lo compren y que esperen a su lanzamiento en el país porque el que sale en España está adaptado. Si mal no recuerdo... el libro en cuestión es Nacida bajo el signo de XXXX (no recuerdo nacida de qué ¿? pero sé que es el segundo libro de la saga Nacidas). A lo que voy es que hay autores que están conscientes de este tema y hasta supervisan su adaptación. Si quieren vender como en "casa" se tiene que poner las "pilas", ¿verdad?
    Saludos
    Gaby

    ResponderEliminar
  13. Pues tienes toda la razón, por supuesto. Pero teniendo en cuenta lo que les cuesta publicar y traducir (y con coste no me refiero al monetario xD) yo agradezco que lo hagan sea como sea. Aunque quizá también me influye que no me molesta en absoluto leer giros latinoamericanos, a veces no los entiendo pero bueno, no pierdo el hilo :D
    Así, sí, yo sería de las que seguiría pagando por una traducción no castellana porque me pueden las ganas de leer y la curiosidad (vaaaale, y también la vagancia de tener que hacer el esfuerzo de leer en inglés xD).
    Pero ya te digo que razón tienes más que un santo, las cosas bien hechas siempre están mejor. :D

    ResponderEliminar
  14. Una entrada muy interesante, coincido completamente.

    ResponderEliminar
  15. Sí, mira, este tema a mí también me toca las narices. Recuerdo cuando leí "La zona muerta" de mi querido Stephen King y leía cosas como "Pepito se tomó el asunto a chacota" (¿Puede querer decir que se lo tomó a broma...?) Que yo sepa esta expresión no es española, es más, ni siquiera sé de dónde es, pero estoy segurísima de que española no es de ninguna manera. (Aunque también me planteé que fuera de los años 80, claro, entonces la cosa cambia... ) Y me rechinaba totalmente, quedaba mal. Efectivamente, ¿qué problema hay en hacer las cosas un poco bien? ¡Si al final les va a costar más caro hacerlo en plan chapuza! y pensaba que era la única a la que le pasaban estas cosas, que era una paranoia o algo así. Pues me alegro de que a alguien más quiera que la cosa cambie :) Un beso!!

    ResponderEliminar
  16. Creo que el ejemplo que pones no es correcto. Estás hablando de traducciones, y lo de Harry Potter es una adaptación. Lo de Harry Potter se adaptó a inglés americano por varias razones: por popularidad, debido a que se vendía muy bien pudieron permitirse el lujo de sacar una nueva versión; por dialectos, el inglés americano usa como palabras malsonantes muchas expresiones del inglés británico, por lo que un niño americano que se ponga a leer Harry Potter en inglés británico va a alucinar pepinillos. Este tipo de adaptaciones se hacen incluso dentro del propio español, como obras muy clásicos, véase el Quijote. El lenguaje evoluciona y cambia y hay que saber adaptarse.

    Volviendo al tema del post. En parte estoy de acuerdo, pero creo que has rascado la superficie de un problema bastante gordo. Personalmente creo que si un libro se traduce en España, y la misma editorial lo quiere llevar a latinoamérica, no hay problema alguno en ello. Si hay que decidir entre leerlo en un dialecto español que no es el tuyo, y no leerlo, prefiero la primera opción. Traducir un libro (literatura) es extremadamente caro, y te digo desde ya que los gastos de esta traducción no se subsanarían al llevar el libro re-traducido a latinoamérica. Es una lástima, claro, pero nos olvidamos que las editoriales son negocios.

    Es un buen debate, pero creo que falta contrastar mucha información objetiva que influye en muchos casos en las decisiones que toman las editoriales antes de llamar a estas "chapuza" (como he leído en algún comentario). Pasaré por el post, que me interesa ver si alguien saca una conclusión interesantes de esto.

    ResponderEliminar
  17. @Alexander P. García Yo he hablado con algunas personas de editoriales americanas que están traduciendo libros al español y otros idiomas. Les pregunté hace un tiempo por esto, por el uso de un estilo de traducción u otro, y me respondieron que traducir es caro y que usan el que más se vende. Todo es un tema de costo-beneficio y las editoriales saben que la mayoría no querer leer en inglés, por ejemplo, así que se tragarán lo que hagan en español. Otra cosa es el caso que coemnté más arriba sobre Florencia Bonelli que sus libros son en español peor si se quiere meter en el mercado de España tiene que hacer la adaptación que está haciendo ahora, para que los lectores de ese país se sientan más atrapados o "enamorados" de sus historias.
    Saludos

    ResponderEliminar
  18. @Alexander P. García Obviamente esto podría dar para miles de horas de debate, pero no es este ni el lugar ni mi intención.

    Que las editoriales son un negocio es algo que yo tengo clarísimo, y oye, todos tenemos un trabajo y de algo hay que comer, faltaría más, pero si lo que terminan haciendo es publicar libros incomprensibles para un español medio, llenos de faltas de ortografía, traducciones literales y demás maravillas (y por desgracia he visto de todo esto y no precisamente en pequeñas cantidades), sinceramente, que se queden con el dinero de otro. ¿Que si tienen que dedicar algo más dinero para hacer una adaptación igual se lo piensan más antes de publicar un libro? Es posible, pero yo personalmente prefiero un plato pequeño de buena comida que no quince kilos de comida en mal estado. Como siempre, allá cada uno con su gusto pero para mí sacrificar calidad por cantidad es un error. Por ejemplo comentas que tú sí leerías un libro publicado en otro "tipo" de español si no tuvieras otra opción, yo no lo haría. Hay cosas que no me gusta ver en un libro y un personaje americano hablando con expresiones argentinas, bolivianas, colombianas o de dónde sea, sin otra justificación que "es que la traducción es así", es una de esas cosas.

    El caso de Harry Potter te voy a reconocer que es una pequeña licencia por mi parte porque no es común que un libro se adapte de un lado al otro del charco, pero si ellos pueden hacerlo... ¿Por qué no nosotros que tenemos todavía más diferencias? Y sin ir más lejos, ya que mencionas las palabras malsonantes, voy a poner como ejemplo la palabra "coger". En España el significado lo tenemos todos claro pero en muchos países de latinoamérica tiene otro radicalmente distinto, y no es que sea una palabra poco usada precisamente. ¿Ellos no tienen derecho a leer un libro en condiciones y a no llevarse las manos a la cabeza al leer "voy a coger al perro"? Al final el asunto termina siendo el mismo, hacer bien un trabajo por el que el usuario está pagando.

    Que a una editorial concreta no le haya sentado bien que la gente se queje de sus traducciónes y de su trabajo es precisamente lo que ha desencadenado esta entrada, y oye, si este texto por incompleto que sea sirve para que la gente vea que tiene todo el derecho del mundo a exigir calidad cuando compra un libro, me alegro.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Para ese tipo de inconvenientes como el ejemplo que das existe el pie de página. Se puede especificar perfectamente que significa esa palabra en el contexto del libro y según el lugar donde este. Entiendo que te resulté molesto no entender todo lo que aparece pero es parte del proceso de leer el libro, nada más piénsalo Cien Años de Soledad tal vez tenga cientos de expresiones que tu no entiendas por ser de España y que incluso yo que soy de Colombia no entiendo al no ser de la costa (porque además dentro de un mismo país hay cambios incluso más grandes que entre otros países, y te lo digo con razón porque vivo en España y la comunicación aquí es más parecida que la que podría tener en ciertas regiones de mi propio país) pero es parte de la esencia del libro, sin eso perdería mucho valor, ahora piensa que se traduce a inglés, la verdad es que no importa como funcione las cosas en el inglés y como hablen, si favorece a los inglés o a los americanos, la verdadera obligación de las editoriales es hacer una traducción que se mantenga fiel a lo que García Márquez quiso en su libro y que pueda exponerse de una manera que tanto un inglés como un americano puedan entenderlo, porque si lo piensas aquí todos tenemos nacionalidades diferentes y no veo que tengamos problemas de comunicación precisamente porque utilizamos un lenguaje neutro que permita a todos entender lo que se dice, y eso es justo lo que debe hacerse con los libros

      Eliminar
  19. ¡Hola! Pues sí, toda la razón. Son dos españoles muy distintos y, siendo realistas, es cierto que existen muchísimos matices diferenciadores, bastantes más que entre el inglés británico y americano. También existe un español bastante neutro, aunque algunas novelas son difíciles de traducir así, pierden mucho encanto. Un literatobeso desde LITERATOMANÍA.

    ResponderEliminar
  20. Tienes mas razon que un santo. A mi me pasa como a ti, cuando me compro un libro en español, lo quiero en español de España porque las traducciones latinoamericanas me sacan de la historia y no me concentro en la misma sino que siempre estoy pendiente de una expresion por aqui y otra por alli. Mira como habla este highlander que parece salido del Rio de la Plata y no de las Highlands y esas cosas.

    Esta bien que las editoriales quieran abaratar costes pero que recorten por otra parte como puede ser en todas las tonterias de carteles, marcapaginas y demas parafernalia que tarde o temprano termina en la basura. Que recorten por ahi y contraten a traductores en condiciones que nos hagan meternos en la lectura y no que nos saque de ella al punto de abandonar el libro. Y si tienen que publicar en rustica en lugar de en tapa dura porque sale mas economico no me voy a quejar.

    Saludos

    ResponderEliminar
  21. Creo que tu post tiene mucho sentido y mucha razón (?) Yo soy de México pero ya estoy acostumbrada a leer traducciones españolas --porque, admitámoslo, es lo único que hay-- y a pesar de que ya me acostumbré a muchas de sus expresiones, al principio me resultaban extrañas y chocantes. Por ejemplo, en el Cáliz de Fuego después de una clase de Cuidado de Criaturas Mágicas, Ron dice que algo "mola" o los hermanos dicen que algo es "guay"; cuando yo leí eso no tenía idea de a qué se refería, así que (como varias personas comentaron anteriormente) ese tipo de cosas te sacan de la historia porque no te suena creíble. No fue sino hasta que fui a España que me di cuenta que la gente en verdad habla así, porque antes, para mí, todas esas palabras no eran sino exclusivas de las traducciones.
    Creo que más que adaptar una traducción para todos los países --si las editoriales quieren ahorrarse dinero-- lo que se necesitaría sería una traducción en español "neutro", así quizá todo tipo de lectores se sentiría más tranquilo al leer y se evitarían expresiones extrañas, tal vez lo que sí podrían hacer sería adaptar las palabras que tienen matices distintos (y ofensivos) en los otros tipos de español. Como en la obra de Electra de Eurípides, donde en un diálogo Electra le dice a su hermano "cógeme, Orestes, cógeme"... para un lector mexicano eso no suena nada, naaadaaa, bien.
    En conclusión: sí, las editoriales deben hacer algo con sus traducciones, en todos los sentidos, porque es un problema para el público en general no sólo las variantes de la lengua, sino sus traducciones literales o mal entendidas, sus faltas de ortografía o coherencia. Si estamos pagando por algo, más vale que esté bien hecho.

    ResponderEliminar
  22. @Gaby Franz Estoy de acuerdo, a mí tampoco me gusta leer el voseo u otras expresiones propias de nuestra habla (soy argentina). Me suena tan poco natural, es demasiado coloquial.
    Si bien también preferiría un español neutro; si tengo que elegir el de un país, me quedo con el de España antes que el de otros lugares. Tal vez porque estoy más acostumbrada a él. No me molestan tanto las palabras diferentes, sino cuando usan expresiones muy propias de un país que son incomprensibles para los demás.
    @Polly ¡Ay! la mezcla me molesta en extremo. Sin ir más lejos, el libro que estoy leyendo ahora tiene una mezcla en la tapa que me hace rechinar los dientes cada vez que la leo: "Tú no la conoces. Ella a vos, sí." ¿En qué quedamos? ¿Soy tú o soy vos?
    Me voy a salir un poco del tema, pero últimamente noto también muy poca corrección en los libros que leo. Hay errores que me queman los ojos.

    ResponderEliminar
  23. Una mala traducción se puede "cargar" una buena lectura, y eso se extrapola a los doblajes de la película y letras de canciones.
    Por desgracia, a veces topo con ellas y me disgusta mucho. Lo bueno es que como no tengo fluidez en otros idiomas que no sean catalán o español, no suelo darme cuenta, jajaja ! (Eso sí, luego si no me gusta el libro, se lo achaco al autor, pobre).
    Besos !

    ResponderEliminar
  24. No se puede decir más claro. Hay cosas que suenan mal se mire por donde se mire o cosas que aquí significan algo completamente distinto. Se pueden pedir disculpas, se pueden dar explicaciones pero acusar o discriminar al lector por quejarse me parece mal. Al final esto a lo que nos lleva es a comprar todo fuera. Yo por ejemplo no soy muy exigente con las traducciones del inglés pero hay editoriales que ya sé que no hacen su mejor esfuerzo y prefiero comprarme el libro directamente en inglés. Lo bueno es que cada vez tengo más soltura con el idioma xDDDD

    En fin, chapó por el post.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  25. Estoy de acuerdo con lo que dices pero tengo que matizar algunas cosas. Si se paga por un libro en castellano de España debería utilizar palabras y expresiones de aquí, se presupone que hay un trabajo detrás. Para algunas editoriales basta con cambiar la portada y subir el precio para metérnosla doblada y eso no es nada chido. Si compro una edición de latinoamérica esperaré cierto "exotismo" como me pasó con la edición argentina de Maze Runner pero esto no justifica cuando se les escapa alguna palabra o modismo.

    ResponderEliminar
  26. Pues yo detesto las traducciones latinoamericanas y soy de México, el ejemplo que tengo a la mano es el libro Maze Runner, un asco de traducción, muy forzadas algunas palabras, tendrían que patear al traductor. Me gustan las españolas, creo que están más cuidadas.

    ResponderEliminar
  27. Totalmente de acuerdo. Odio leer libros así. Por mucho que me guste el autor o el libro en sí (cuando lo acabo), mientras lo estoy leyendo me siento indignada, frustrada y, en ocasiones, rabiosa. Valga el ejemplo de Casa Noble de James Clavell, lleno de expresiones y términos mexicanos, creo, en un libro de espionaje donde no puedes perder detalle. ( Este es uno de los casos a los que me refiero con rabiosa). En fin, que es una vergüenza.

    ResponderEliminar
  28. Creo que estoy de acuerdo en algunas cosas, por ejemplo me parece que al ser una traducción de algún otro idioma que no sea el castellano lo mejor es intentar pasar digamos las expresiones a unas que pueda entender el lector que habla español sin necesidad de traducirlas tal cual porque hay muchas que no tendrían sentido. Sin embargo personalmente me molesta que adapten tanto el libro a los lectores porque por ejemplo, yo siendo colombiana básicamente leo en su mayoría traducciones mexicanas y españolas sin embargo siempre me he decantado más por la mexicana que por la española, por una sola razón la mexicana es más fiel. Usualmente cuando lees o escuchas una traducción española todos los costumbrismo a habidos y por haber se presentan en el libro por ejemplo no tiene mucho debido que un personaje estadounidense dijese estás de coña o tío así mismo como en la mexicana no tendría sentido que dijera es neta o cualquier otra cosa pudiendo decir "Tiene que ser una broma" que es algo que tanto un español como un mexicano puede entender. Porque al tomarse tantas libertades con un personaje básicamente le otorgan unos rasgos a su personalidad que no existen en el libro original y si yo fuera la autora me resultaría muy molesto que hagan lo que se les de la gana en una traducción puesto que las palabras que se escriben en un buen libro están muy cuidadas, y por lo tanto mantenerse lo más fiel posible es para mi respetar tanto a la obra como al autor. Tampoco me gustaría que se adaptara con expresiones de mi país porque finalmente yo lo que quiero es lo que pensó el autor, no lo que sea que haya decidido la casa editorial.

    ResponderEliminar
  29. Bueno, yo soy de Chile y cuando tenia 15 años y espesé a leer sagas, me molestaba mucho la traducción española. Habían palabras que me confundían y me detenía mucho tiempo a pensar que querían decir los personajes, como petarda, gamberros, coño y otras tantas cosas que no le daban sentido a los diálogos. Los libros ni siquiera vienen con un pie de pagina especificando que quieren decir esos términos, y viendo los precios tan elevados en las librerías deberían esforzarse un poquito mas en la traducción, después de todo estamos pagando por un servicio, como dices. Tal vez por eso Crepúsculo no me gustó, la traducción no tenia sentido para mi. Cazadores de sombras es otro ejemplo, tiene muchos términos en castellano y me abruma tener que estar adivinando que dijo tal personaje, tal vez por eso a tanta gente no le gusta un determinado libro, porque no utilizan un lenguaje neutro para evitarse el problemas de hacer mil traducción. No, en ves de eso prefieren fingir que todos los países hablamos el castellano. Igual me he acostumbrado, se mas o menos lo que quieren decir, ¡No estoy segura!, pero por el contexto lo adivino...creo.

    ResponderEliminar
  30. Estoy de acuerdo en que un libro que se traduzca en España use el idioma de alli( soy de Argentina) y estoy acostumbrada a leer en castellano( para decir esta mal decir español por que no existe ese idioma como he leído.hay catalán .vasco etc). Tampoco me gusta el vocabulario que emplean los jóvenes de aquí hoy en día : Che bólido y otras cosas.no les parece absurdo cuando en una serie salen diciendo que la persona habla español! Una burda traducción cuando justamente la acción se desarrolla en Estados Unidos o Escocia.

    ResponderEliminar

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails
ir arriba